Toundra y El Gabinete del Doctor Caligari

El pasado sábado nos encaminamos a los Teatros del Canal (Madrid) para ver una vez más a nuestros queridos Toundra. Sin embargo, esto no iba a ser un concierto al uso. Tocaba estar sentados cómodamente en un teatro mientras escuchábamos la música de fondo, ya que lo visual venía dado por la proyección de El Gabinete del Dr Caligari de Robert Wiene.

Toundra son una de las bandas más versátiles de nuestro país. Ya lo han demostrado embarcándose en proyectos tan interesantes como Exquirla, además de destacar lo rico y extenso de su discografía. Era momento de ver qué tal les ha ido componiendo una banda sonora para una película muda. Esta es, ni más ni menos, uno de los iconos del cine expresionista alemán y una obra harto consagrada. Por supuesto que el resultado iba a ser mucho mejor de lo que nos esperábamos, ya que la banda no deja de sorprendernos para bien.

Hay que reconocer que Toundra son unos excelentes músicos. Todos sus álbumes son una absoluta delicia y no cabe duda de que son el principal referente en España en cuanto a post rock se refiere. Sin embargo, algo muy diferente es componer la banda sonora de una película. Aquí entran diferentes aspectos que un disco estándar no posee. Por ejemplo, es de vital importancia que la música tenga un tempo adecuado y que se superponga correctamente a la película. Esto implica un trabajo extra que impide que el tema pueda tener un desarrollo autónomo, ya que está dependiendo del tempo que la película marque. También es necesario que la música no sobrepase a la película, que sea una acompañante digna. Aquí entrarían los diferentes discursos articulados. Al realizar la banda sonora de una película concebida sin ella, se está condicionando, de una forma u otra, la lectura de la misma. Pongo un ejemplo: si la película posee un aura ciertamente tétrica y yo compongo melodías alegres, estoy contribuyendo a generar un cierto discurso, o bien de ridiculización de la obra, o bien de rechazar una posible intentio auctoris. Por lo tanto, es clave saber leer la película de una forma correcta y saber articular tu propio discurso sobre ella de tal forma que case con tu intención.

Después de describir todas las dificultades por las que Toundra han pasado, y recordemos que es la primera vez que le ponen música a un film. ¿Qué resultado tenemos? Desde mi punto de vista, creo que es soberanamente bueno.

Las composiciones de Toundra siempre se han caracterizado por ser muy sinestésicas, y eso se aprovechaba enormemente en la película. El tono de la banda sonora en general oscila entre la creación de tensión, que sabe resolverse en los puntos clave y la música atmosférica que genera un sentimiento de desconsuelo sobre el film (y que encaja a la perfección con el tono del expresionismo alemán). Por otra parte, también se puede destacar la instrumentación, la cual es perfecta para la banda sonora. La parte rítmica es tímida, cosa que se agradece puesto que una batería prominente hubiera desviado la atención en exceso de la propia película. El uso de dos teclados también resulta muy pertinente en ciertos puntos. Las guitarras saben quedarse en el fondo cuando las escenas de la película lo requieren y, en otras ocasiones, romper con fuerza para que la atención pase de la película a la música. Sin duda es un trabajo enorme y muy bien hecho. Por supuesto que podríamos sacarle algunas pegas, pero quiero recordar que este proyecto es un nuevo horizonte para los madrileños y que sepan resolverlo de una forma tan acertada no me deja más opción que deshacerme en halagos.

Os recomendamos enormemente que, si tenéis oportunidad, no os perdáis ninguno de sus shows en los que lleven este formato, tanto en España como para el resto de Europa. Es simplemente espectacular. Y, por supuesto, aunque podáis escuchar el álbum en Spotify creo de todo corazón que la experiencia más correcta es la de disfrutarlo junto al film, ya que por una parte estaremos disfrutando más si cabe de la película y por otro entenderemos mejor las construcciones de cada tema, que están concebidos por y para la película. Así que lo dicho, no os perdáis este matrimonio feliz que son Toundra y El Gabinete del Doctor Caligari y haceros un regalo a vosotros mismos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.