Crónica Shawn James en la Gramola (Orihuela)

Fotos: Cristina Martínez Ortíz

Hay fechas que se tienen marcadas en rojo en el calendario de conciertos del presente 2018. Una de ellas era la visita de Shawn James por segunda vez a uno de los locales más míticos y auténticos del panorama nacional. La Gramola de la localidad alicantina de Orihuela cuenta con una trayectoria de 27 años de historia y un poso que, en la gente que amamos la música en vivo, quedará para siempre en nuestras vidas.

shawn james la gramolaEl artista norteamericano venía en esta ocasión acompañado de uno de los músicos de su banda los Shapeshifters, el violinista Sage Cornelius. Un tandem perfecto que junto a la voz y la guitarra de Shawn nos transportaron a un lugar donde la magia de la música y los sentimientos a flor de piel se encuentran y fusionan en un tamiz de perfección casi inimaginable.

Con un local completamente abarrotado que colgó el cartel de “No Hay Entradas” arrancó una actuación de ensueño que a pesar de pequeños problemas técnicos nos dejó a todos con una satisfacción infinita.

El repertorio contó con las composiciones propias del artista así como esas fantásticas versiones que el músico nacido en Chicago sabe llevar a su terreno como nadie. Cuenta con un arma infalible que es una voz sobrenatural llena de matices donde es capaz de pasar de melodías suaves y tiernas a entonaciones brutales sin perder un ápice de feeling.

Arrancaron con The Number of The Beast de Iron Maiden en una versión oscura y muy personal que solo recuerda a la original en la letra. El poder de las cuerdas del violín de Sage Cornelius y su asombrosa manera de dominar el instrumento hicieron las delicias de todos desde el primer momento. Se fueron sucediendo las grandes canciones que Shawn cuenta en su discografía como Flow, The Wanderer (con una intro tremenda a capela), The Thief and the Moon o Son of the Wolf. Nos fue presentando los temas con una pequeña introducción de lo que había supuesto la composición de los mismos. Mención aparte merece una canción como Midnight Dove, que escribió a su hermana cuando enfermó de cáncer y afortunadamente se recuperó. Aquellos que hemos sufrido de cerca esa enfermedad sabemos lo que alberga y con un nudo en la garganta digerimos esos sentimientos encontrados en una maravillosa interpretación del artista.

shawn james la gramolaWho did that to you de John Legend y que aparece en la banda sonora del film Django hace palidecer la original en la versión que Shawn hace de la misma. Lo mismo sucede con Ain´t no Sunshine de Bill Withers que en mi opinión es de las mejores versiones que he podido escuchar en mi vida. That`s Life de Sinatra que dedicó a un amigo que murió recientemente y God´s gonna cut you down de Johnny Cash volvieron a encender la llama de la emoción en todos.

En un show que se alargó en las dos horas de duración y donde tanto Shawn como Sage destilaron simpatía y complicidad con todos los asistentes dejaron para el final dos joyas como Pendulum Swing y la grandiosa Through The Valley. Con un cambio de guitarra entre medias Shawn cogió su “Slide” y cerró la noche con DelilahHellhound” y la explosiva The Bear. Para despedirse de todos terminó agradeciendo nuestra presencia y arrancó con una versión a capela de John the Revelator de Son House, que es una canción tradicional de blues del Delta de Mississippi.

shawn james la gramola

Después del concierto charlamos con los artistas que mostraron una cercanía y amabilidad inusitadas. Como me dijo el propio Shawn: Para mí es un sueño poder estar viviendo esto y que la gente ame la música que interpreto.

Acaba de publicar un nuevo disco en directo que recoge lo que es la intimidad de estos shows acústicos y se titula Live at the Heartbreak House. Esperamos que siga creciendo como músico porque talento le sobra y sobre todo porque le pone el alma a lo que hace.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.