Robe Murcia

Quiso el azar que el concierto de Robe en Murcia para presentar su magnífico Mayéutica coincidiera con el sexto aniversario de esta web. No se me ocurre una mejor celebración para un día tan especial que disfrutar del directo de uno de los músicos que despertó mi amor por la música y que me ha acompañado desde hace más de dos décadas.

Nunca olvidaré aquella cinta de ínfima calidad sonora que llegó a mis manos con 13 años. Un Iros todos a tomar por culo escrito en la tapa que auguraba parte de la crudeza que me encontraría a lo largo de aquellas 14 canciones que, tal y como siempre he pensado, cambiaron la vida a aquel niño que pensaba que, Robe hablaba de una modelo llamada Herrera de la Mancha cuando preguntaba aquello de ¿Dónde están mis amigos?

Reseña: Robe – Mayéutica

Casi 25 años después de aquello y con un buen puñado de discos y conciertos de Extremoduro en la mochila; el pasado viernes me disponía a disfrutar por primera vez de un concierto de esta nueva etapa de Robe. Una etapa que, si bien es verdad que he tardado tiempo en prestarle la atención que merece, ha terminado por fascinarme.

Robe Murcia

Hoy al mundo renuncio fue la encargada de abrir la noche. Una magnífica presentación de lo que vendría a lo largo de las próximas dos horas y media (largas). Un sonido espectacular donde todos los instrumentos tenían importancia y protagonismo, unos músicos desbordados de talento y en perfecta  consonancia entre ellos y un Robe en estado de gracia disfrutando de cada uno de los acordes de su guitarra y de cada verso que nos regalaba.

Puede ser que a lo mejor este bajón sea pasajero, ya se me ha pasao, inmejorable declaración de intenciones, ya que Robe no paró de sonreír en toda la noche. Guerrero, de Lo que aletea en nuestras cabezas, nos confirma que lo vivido en el primer tema no es un espejismo, sino que íbamos a disfrutar de un concierto muy especial.

Los primeros compases de Si te vas sumen la plaza de toros en un inmenso aplauso y es que no cabe duda que a Extremoduro se le tiene mucho cariño y que a sus seguidores se les ha quedado clavada la espina de esa imposible gira de despedida. Robe lo tiene claro y, quizás por ello, nos va regalando temas de su antigua banda intercalados con otros de sus dos primeros discos en solitario. Así, disfrutamos de clásicos como Golfa o Locura transitoria junto a otros como Contra todos o Un suspiro acompasado.

Robe Murcia

Tras una hora de concierto aproximadamente, Robe (al igual que hacía con Extremoduro) nos dejaba reposar unos minutos lo vivido hasta entonces: Vamos a hacer un descanso para hacer lo que vosotros queráis, eso sí, que no os vean. Pero antes, nos dejaría una pequeña estrofa que nos rompería los corazones a todos los presentes: Existe una ley no escrita, sino innata…; una frase que unida a los primeros acordes de Dulce Introducción al Caos puso la piel de gallina a buena parte de los presentes. Y es que no cabe duda de que La Ley Innata es uno de los mejores discos de rock que se han hecho en España, un trabajo que terminó de modelar un sonido que desembocaría en lo que hoy es Robe.

Tras el merecido descanso llegó el mágico momento de disfrutar de Mayéutica al completo y sin pausa. Reconozco que este es un disco que me enganchó desde la primera escucha y que ha ido fascinándome más y más con las posteriores. Aún así, ese sentimiento se queda corto con la experiencia de vivirlo en directo. Todas las canciones se crecen, o mejor dicho, los músicos hacen que crezcan.

Es un lujo poder disfrutar de los músicos que acompañan a Robe. Alber Fuentes a la batería, Álvaro Rodríguez Barroso a las teclas, Lorenzo González a los coros y al bajo en algunas ocasiones, Woody Amores a la guitarra, el incansable David Lerman al bajo, saxo y clarinete y Carlitos Pérez al violín (protagonista del show en gran parte del mismo). Un grupo totalmente engrasado que funciona a la perfección y suena a gloria. Da gusto ver el buen rollo que tienen entre ellos sobre el escenario y la profesionalidad que desprenden en cada momento del concierto.

Robe Murcia

Acercándonos al final de los casi 44 minutos de Mayéutica el grupo alarga el espectáculo con nuevos versos, parte de un tema aún desconocido. Terminan con una orgía musical con los músicos al borde del escenario mientras la batería hace retumbar la Plaza de Toros. Tras ellos, el grupo vuelve a abandonar el escenario entre los aplausos del público.

Cuando ya parece que el concierto no puede llegar más arriba, Robe sale a escena para recitar los versos introductorios de uno de los grandes temas de Extremoduro. Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás… Un fin de fiesta de infarto que enlaza Standby, La Vereda de la Puerta de Atrás, …Y Rozar Contigo. Hasta la locura final con Ama, ama, ama y ensancha el alma que termina con Robe despidiéndose del público alzando su guitarra y paseando de un lado a otro del escenario mientras el resto de músicos siguen interpretando la orgía final del concierto.

No me cabe duda que este concierto será recordado durante mucho tiempo por todos los allí presentes.

Robe Murcia