Maravilloso ejercicio de nostalgia de Glenn Hughes en Madrid

A menudo los ejercicios de nostalgia musical no obtienen los resultados pretendidos y lo que puede ser recordar un período dorado en la historia de un artista se puede convertir en una auténtica controversia para los mismos músicos o lo más importante, sus fans.
glenn-hughes
El caso de Glenn Hughes es una de esas maravillosas excepciones dentro de la oferta musical actual. Siempre se ha caracterizado por ser un artista camaleónico arriesgando en su carrera con una innumerable cantidad de proyectos y colaboraciones que indudablemente lo han hecho crecer y madurar de una manera envidiable. Hace más de un año anunció que se iba a embarcar en una extensa gira que le llevaría por todo el mundo recordando su época dorada en Deep Purple donde firmó una trilogía de álbumes de estudio excepcionales como Burn, Stormbringer y Come Taste the Band. Ya pasó por los festivales Garage Sound (crónica) y BBK Legends el verano pasado con un set más reducido de duración pero dejando un sabor de boca excelente en todos los asistentes. El objetivo es recrear toda esa colección de canciones siendo lo más fieles posibles a sus interpretaciones en directo de la época en que el grupo púrpura giró presentándolas.
glenn hughes
El pasado martes se subió al escenario de un abarrotado Nuevo Teatro Apolo de Madrid para dar un concierto memorable donde la magia en escena se palpó desde el primer momento. Fue una de esas noches especiales donde la comunión entre artista y público se glenn hughespalpan en cada momento. A Glenn Hughes le encanta tocar en nuestro país y eso se nota pero su cariño con la ciudad de Madrid es algo distinto, ya que durante toda la actuación no paró de decir lo a gusto que se siente delante de una audiencia así. Estuvo muy comunicativo y elocuente entre canción y canción prometiendo desde el principio darlo todo en escena y a fe cierta que fue así.
Pasadas las 21.00 horas arrancó con Stormbringer donde el sonido fue demoledor y pudimos comprobar que su estado vocal a día de hoy con casi 68 años es algo a lo que nadie puede acercarse ni de lejos. Continuó con tres joyas del Burn: Might Just Take Your Life donde brillaron los teclados de Jesper Bo Hansen (al que Glenn describió como el que podría haber sido perfectamente hijo de Jon Lord por su enorme talento), Sail Away y la épica You Fool No One donde introdujo un largo medley con el “Blues” que Ritchie Blackmore solía interpretar tanto en sus actuaciones con Deep Purple como con Rainbow y que el guitarrista danés Soren Andersen que acompaña a Glenn desde hace ya 12 años tocó a la perfección. Un pequeño guiño a la canción Highball Shooter dio paso al solo de batería del británico Ash Sheehan (que es el que acompaña a la banda en esta fase de la gira) con partes del clásico solo The Mule de Ian Paice y su toque personal detrás de los parches para cerrar el círculo de esta gran canción.
glenn hughes
glenn hughes
You Keep On Moving  fue compuesta por Glenn y David Coverdale para Come Taste the Band y la dedicó especialmente a todos los asistentes. En ella apreciamos todas esas influencias más Soul en los registros vocales de Hughes que bordó su interpretación de principio a fin.
glenn hughes
glenn hughes
Después de un pequeño interludio donde se recordó al malogrado Tommy Bolin y amigo íntimo de Glenn en su época Purple dio paso a Getting Tighter que compuso junto a él y que alargó con el clásico You´ve Gotta Dance To The Rock´n Roll en la parte jam que ocupa casi toda la mitad de la canción.
Mistreated es esa enorme canción que Glenn hace subir a su antojo y crece hasta el infinito con tan sublime interpretación, donde también tuvo algún momento para agradecer a Blackmore su aportación imperecedera. Terminada la misma con ese final esta vez más corto a capela Hughes hizo que todo el Nuevo Apolo se pusiera en pie y le brindase la ovación más larga y cerrada de toda la noche.
glenn hughes
Si hay una canción en  la historia de Deep Purple que prácticamente todos conocen porque es un hit de orden mundial esa es Smoke On The Water. Glenn la interpretó en su registro como hacía en los tiempos del Mark 3 y 4 regalándonos un pequeño fragmento del Georgia On My Mind que popularizó en su día el gigante del Soul Ray Charles. Sus dibujos vocales en esta ocasión fueron pura fantasía y es difícil describirlo con palabras si no se estuvo allí para vivirlo. Es uno de los “ELEGIDOS“.
glenn hughes
glenn hughes
Una breve retirada del escenario entre vítores y la vuelta casi inmediata para regalarnos otro clasicazo en forma de bis que fue  el eterno Burn. Casi dos horas de show que se nos pasaron en un suspiro y un público totalmente volcado con Hughes y la banda. El legado púrpura sigue vivo en manos de un artista inconmensurable.
glenn hughes
glenn hughes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.