Mejores discos de 2021 para: Borja Quiles

Top 10 discos de 2021 para Borja Quiles

Carcass- Torn Arteries

Muchos años llevábamos sin disco de Carcass. Desde el fantástico Surgical Steel de 2013. Y la espera ha valido la pena con creces. No se conforman con ser los padres del death metal, sino que se mantienen siendo uno de sus grandes referentes. Ahora y siempre. Torn Arteries suena con una producción del siglo XXI y una frescura de los años 90. Ojalá fueran eternos. Ni así sacarían un disco malo.

Demoniac- So It Goes

Uno de los grandes descubrimientos del año. Los chilenos Demoniac lanzaron, a comienzos de año, un disco de thrash metal que huía de los clichés del género sin abandonar su contundencia. Un LP progresivo, complejo y con multitud de detalles geniales, además de un último tema de 20 minutos, rara avis en un género que acostumbra a minutajes más breves.

King Gizzard & the Lizard Wizard- L.W.

Uno de los grupos más prolíficos del panorama internacional, sus discos pueden ser más o menos irregulares, pero hacen algo que se aprecia: arriesgan. En L.W., continuación del K.G. de 2020, para mi gusto, aciertan de pleno con su sonido. Y no pueden hacerlo mejor. Microtonos, psicodelia y un broche final que cierra este díptico de discos con un tema que podría haber escrito Sleep.

Mastodon- Hushed and Grim

Mastodon no fallan nunca. Cada disco nuevo es otro mundo personalísimo. Una nueva evolución del sonido. En Hushed And Grim decidieron dar el paso hacia canciones más largas y sonidos más oscuros. Y no les ha salido mal. Sin duda, uno de los eventos del año que nadie debería pasar por alto.

Spectral Wound- A Diabolic Thirst

Avasallador. Te pasa por encima con sus riffs afiladísimos y violentos. Un disco agresivo que no renuncia ni un momento a la melodía. Los canadienses Spectral Wound han dado mucho que hablar este año y, viendo su nivel, posiblemente sigan así. Una de las bandas de black metal actual más en forma.

Kekh Arakh- Pale Swordsman

Disco revelación del año. Black metal romántico. Desde la portada uno ya entra a la escucha haciéndose una idea de lo que va a suceder. Ambientes góticos y melancólicos. Un estilo crudo, típico del black metal de los años 90, pero con una tristeza especial, muy fría. Decadente.

Mare Cognitum- Solar Paroxysm

One Man Band del californiano Jacob Buczarski. Cuesta varias escuchas meterte, pero una vez que lo haces es sublime. Black metal ambiental con toques cósmicos. Una epopeya extrema con sonidos épicos y unas letras espaciales que te sumergen en las capas de sonido que forman este Solar Paroxysm.

Tyler The Creator- CALL ME IF YOU GET LOST

No todo iba a ser metal. Tyler The Creator es uno de los mejores raperos del momento y lleva un lustro en estado de gracia. Lo que toca lo convierte en oro. Después de Flower Boy (2017) y su Igor (2019) parecía que iba a dar un pequeño bajón (casi imposible mantener esa calidad durante tres discos seguidos). No ha sido así. Tyler sigue en la cima y nosotros bien contentos.

Lingua Ignota- Sinner Get Ready

Kristin Hayter ha publicado este año otra obra espléndida. Visceral hasta decir basta y con un sonido corrosivo y crudo. Bello y sufrido. Rabia en forma de vanguardia. Las partes corales, con sus armonías y sus contrapuntos, ponen la piel de gallina.

VVV [Trippin’you]- Turboviolencia

Producto nacional. El trío neo-bakala ha sacado un disco con el que los jóvenes podemos sentirnos identificados. Desesperanzado, frustrado, desganado. El “No Future” de las nuevas generaciones hiperconectadas del capitalismo tardío. Y con un ritmo ravero bien machacón.