Mejores discos de 2021 para: Tony Lastres

Del mismo modo que ocurrió en 2020, la poca pero ya renaciente actividad en directo ha hecho de 2021 otro año cargado de novedades discográficas. Es muy difícil estar al tanto de todo lo que ha salido, como también lo es quedarse únicamente con diez lanzamientos. Es por esto que me he visto obligado a dejar fuera algunos grandes contendientes como An Unexpected Reality de Gatecreeper, Arkivet de Wormwood, o Glow On de Turnstile. Esta lista de honoríficos podría llenar otro artículo.

Sea como sea, estoy seguro de que coincidiremos en más de uno de los discos que aparecerán en este top, ¡así que allá vamos!

10. ETXEGIÑA – HEREDEROS DEL SILENCIO

La sombra de la Guerra Civil española llega aún hasta nuestros días, y eso hace que propuestas como las de Etxegiña sean tan necesarias como bien recibidas. Entre Francia y España, este proyecto nos ha traído uno de los EPs más interesantes del año. Con cuatro canciones repartidas en poco más de veinte minutos, el black metal melódico más épico se pone al servicio de la memoria histórica. Revelación y proyecto a tener muy en cuenta para los próximos años.

9. WESENWILLE – II: A MATERIAL GOD

Seguimos con el black metal pero esta vez desde Holanda. A Wesenwille los descubrí en la apasionante versión «Redux» que nos ofreció el Roadburn este año, donde este dúo dio un auténtico recital. A esta banda la hace interesante su black metal melódico, moderno y disonante, pero en el que respetan totalmente la ortodoxia del subgénero. Su temática es otro punto fuerte, pues se alejan del satanismo o del anticristianismo más corriente y enarbolan la bandera del anticapitalismo. Una propuesta sin duda refrescante para el subgénero.

8. DARKTHRONE – ETERNAL HAILS…

Es muy difícil que el legendario proyecto comandado por Fenriz y Nocturno Culto no entre en un top diez cada vez que publican un álbum. Y no es solo porque su música siempre esté a la altura, que también, sino por la pureza y la pasión que transmiten en cada una de las obras que van publicando. Cuando uno escucha un álbum como Eternal Hails… está escuchando a dos auténticos enfermos de la música grabando el disco que a ellos mismos les gustaría escuchar de su banda favorita. Componen esa música de la que te estarían hablando hasta altas horas de la mañana cerveza en mano. Esa honestidad siempre supone un plus a nivel personal.

Unido a todo esto, tenemos cinco auténticos himnos lentos, pesados y oscuros. Todo ello con mucha influencia de los 80s (¿Candlemass? ¿Celtic Frost?), como solo Darkthrone saben componer. Leyendas.

7. ALTARAGE – SUCCUMB (SEASON OF MIST)

Altarage es uno de los secretos mejor guardados de la escena extrema nacional. Su propuesta es única y cada vez parece más inabarcable, más densa, más oscura y más despiadada. No es un disco para cualquiera, está claro, pero la recompensa tras la paciencia con este álbum es notoria. Blackened death metal disonante, caótico pero coherente. Una banda que parece no tener techo ni ponerse límites. Si te gustan bandas como Portal o Pissgraves, debes darle una oportunidad a esta muralla sónica llamada Altarage.

6. TRIVIUM – IN THE COURT OF THE DRAGON

Increíble pero cierto, ¡Trivium han sacado su mejor disco desde Shogun! Todo parecía perdido incluso para los fans más acérrimos (entre los que me incluyo) tras el descafeinado What the Dead Man Say, que salió a comienzos de la pandemia. Pero parece que ellos mismos se han dado cuenta del error, porque poco más de un año han tardado en sacar un nuevo álbum. ¡Y qué álbum! Parece que al fin la formación con Alex Bent a los parches se ha establecido tras un lógico proceso de adaptación, y lo que ha dado como resultado es la vuelta de esos Trivium que nunca se debieron ir.

Es cierto que en los últimos años han tenido detalles interesantes, pues al fin y al cabo quien tuvo retuvo, pero los norteamericanos parecían no dar con la tecla definitiva. Es el álbum que debió haber salido tras Shogun, continua por ese sendero aglutinador de thrash, metalcore y pasajes más técnicos y/o progresivos que tan grandes lo hicieron, solo que con casi quince años más de experiencia. Ha sido una grata sorpresa de cara al último tercio de este año, y queda ver si no ha sido solo una excepción y Trivium han vuelto a encontrar la senda.

5. LÓSTREGOS – ONDE CALAN OS CORAZÓNS, RUXEN AS PEDRAS

Otra razón para sacar pecho son los gallegos Lóstregos, quienes con solo dos LPs ya se han consolidado como una de las bandas más a tener en cuenta en nuestro país. Deudores de su tierra, llevan a cabo un black metal pagano con toques folk y enfocado en la rica mitología gallega. Que el black metal sea el sonido hegemónico en el álbum no priva a la banda de introducir otros elementos como el doom, el heavy metal o incluso el punk. Esto le da mucho dinamismo al álbum, que siempre encuentra una forma de sorprenderte y sumergirte en él. Si ya su primera obra cautivaba, esta no puede dejarte indiferente.

4. CRYPTA – ECHOES OF THE SOUL

Poco o nada esperaba de una banda surgida del cisma de Nervosa, una banda que a pesar de sus buenas intenciones, formas y música, nunca me llegó a calar. Pero parece que este nuevo proyecto, en clave death metal, si ha sabido llegarme. Y es que Fernanda Lira se ha rodeado de un excelente combo para dar a luz a uno de los discos más interesantes de death metal old school del año.

Estilísticamente, el material de Echoes of the Soul es death metal con inclinaciones al black, al thrash e incluso al speed metal. No inventan nada nuevo, pero lo que hacen lo hacen muy bien. El trabajo en todos los instrumentos es encomiable, así como el tratamiento del sonido y la producción. Todo ello conservando además ese sonido old school. Un muy buen debut de estas chicas.

3. LAMP OF MURMUUR – SUBMISSION AND SLAVERY

¿Pueden encontrarse el black metal más crudo con el post punk de sus mejores años? Creo que el tributo que Lamp of Murmuur brinda a Sisters of Mercy en su portada habla por sí solo. Lamp of Murmuur es un proyecto «one man band» que ha estado ganando mucha popularidad en la escena moderna del black metal, y no es para menos. Una popularidad que se ha ido gestando  gracias a una prolífica y constante producción de black metal al más puro estilo noventero.

Sin embargo, para esta ocasión, Lamp of Murmuur se ha lanzado a la experimentación sin complejos. No será extraño escuchar pasajes más góticos e incluso guitarras que podrían catalogarse como indies. Pero cuidado, que el black metal no deja de estar presente en ningún momento. Un black metal muy crudo y orgánico, por cierto. Combinar todo esto no es fácil, pero aquí se hace y se hace muy bien. Y por si no era suficiente, el álbum termina con una acertadísima cover de As Evening Falls, de Christian Death.

2. MORK – KATEDRALEN

Mork es probablemente una de las bandas más en forma del black metal actual. Este estatus se lo han ganado a base de parir auténticos discazos de black metal que nada tienen que envidiar a esos grandes álbumes que vieron la luz en Noruega en la década de los noventa.

En este quinto álbum la banda sigue teniendo presente sus raíces, pero dan un paso más ampliando su sonido y haciendo más grande su legado. Sin olvidar de donde vienen, todo suena más grandioso, más dramático y más oscuro. Todo en noruego, eso sí, lo que le da un punto más de intensidad. Además, sabes que un proyecto es bueno y tiene credibilidad cuando Nocturno Oculto participa en él (Svartmalt). Thomas Eriksen lo ha vuelto a hacer y sigue sin tener techo.

1. SPECTRAL WOUND – A DIABOLIC THIRST

El tercer álbum de los canadienses Spectral Wound es la confirmación de un proyecto que apunta a ser uno de los más serios y respetados del actual panorama del black metal. Un black metal crudo, frío y hasta minimalista en según qué aspectos. Un black metal que hace del blast beat y el trémolo su seña de identidad y que tampoco se niega a la melodía cuando esta es precisa, y que de hecho usa con mucho acierto.

La producción juega un papel muy importante, manteniendo un importante equilibrio entre la nitidez y la crudeza. El sonido llega a estar muy saturado en según qué puntos, lo que hace más extrema la propuesta pero sin llegar a hartar en ningún momento. Al contrario, se hace cada vez más envolvente y te atrapa sin remedio. La voz distorsionada de Jonah Campbell hace aún más salvaje esta propuesta.

Un disco por otra parte dinámico, en el que saben combinar los temas más directos como Frigid and Spellbound (punto culminante del disco), con otros más elaborados y meditados como Mausolean Drift. Todo esto y mucho más ha hecho que A Diabolic Thirst se haya convertido en mi álbum favorito de 2021.

De este modo cerramos un año en el que la música ha vuelto a ser nuestra mejor aliada en estos tiempos tan difíciles. A 2022 le pido que iguale como mínimo este nivel y que por fin, de una vez por todas, nos dé la tregua que no nos ha dado finalmente. Solo queda desear la vuelta de los conciertos y festivales lo más pronto posible. Dicho esto, ¡felices fiestas y feliz año nuevo!