Reseña: Skyline Severance – Decadence

Reseña Skyline Severance – Decadence

Nace una nueva banda de progresivo. Murcia, en este caso, ha sido quien ha visto nacer este nuevo proyecto con un futuro prometedor. Hoy hablamos de Román Mikhnonok y su banda Skyline Severance, quien el pasado 27 de marzo lanzaba mediante Spotify su primer EP Decadence, el cual consta de 5 temas y ronda los 20 minutos de duración. Si bien conozco personalmente a Román y he vivido junto a él muchos buenos momentos, es cierto que ver el resultado final de algo que había visto y escuchado pregrabado me ha impactado de muy buena forma. Ver resolutos aquellos temas que cabeceé y canté en su día con tanta calidad (y de forma autoproducida, lo cual es muy meritorio) va a ser motivo de disfrute y chutes gratis de serotonina durante mucho tiempo.

Ha sido el propio Román también quien me ha comentado la cantidad ingente de problemas en los que se ha visto envuelto durante el proceso de grabación de dicho EP, llegando a perder todo el proceso de grabación y teniendo que volver a hacerlo desde 0, lo cual no supuso sino un contratiempo del cual supo madurar y mejorar el propio sonido que finalmente ha terminado resultando en este brillante Decadende. Ha sido Ana Robles la encargada del artwork de Decadence (os dejamos aquí su Instragram) y fue la extinta banda murciana The Unwritten quien ayudó e inspiró a Mikhnonok a terminar y darle forma a este EP del cual, y sin más rodeos, procedo a hablar:

Skyline Severance

Centrándonos en la parte conceptual del EP, este “se basa en el desgaste del planeta en el que vivimos y su inevitable fin. Para tratar este asunto, nos apoyamos en un personaje ficticio, un ente, explicando un poco la evolución psicológica que sufre a lo largo del tiempo. Nuestro protagonista tiene una especie de visión (o iluminación) de los resultados de varios factores como son la sobre explotación de recursos, crisis económicas, etc. y trata de exponer sus visiones a modo de concienciación. Aquí entraría Ruining the World, el primer tema del EP, en el que el personaje trata de avisar a todo el que puede de sus visiones y las consecuencias de lo citado anteriormente, tratando de convencer a todos de que necesitamos cambiar de alguna manera para evitar “arruinar el mundo”.

Cuando la persona protagonista se da cuenta de que nadie le hace caso y todo el mundo se lo toma como una “locura” por su parte, entra Mental Disorder, el segundo tema del EP, que relata todo esto que acabo de contar: todos pasando del protagonista, sin humanidad, sin (querer) entender lo que el protagonista quiere decir… En el tercer tema Chaos, al protagonista digamos que se le refuerzan las visiones, y trata de hacer que los demás también vean las cosas desde su punto de vista. En este punto de la trama el protagonista incluso como que empieza a dejar de distinguir entre la realidad y las visiones, sumergiéndose de lleno en el “caos” que se supone que ve.

Musicalmente, el final de Chaos y el interludio tratan de transmitir sensaciones más agradables que el resto de la música, y esto es porque durante el transcurso de estas dos piezas, la persona protagonista sufre una especie de revelación y “ve la luz al final del túnel” (por llamarlo de alguna manera). Las visiones del fin del mundo conocido le hacen reflexionar y llega, de alguna manera, a una conclusión que lo libera y le hace ver el camino correcto. Todo esto suena un poco religioso si lo piensas, pero no es la intención principal, aunque cada uno puede interpretarlo como quiera.

Llegaríamos al final del EP con Freedom, que además de ser la última canción del EP, es una especie de nota de despedida de nuestro protagonista. La canción cuenta cómo el personaje protagonista “pierde la venda de los ojos” y se le despeja la mente. Decide abandonarlo todo y a todos para seguir ese camino que se le ha iluminado. El final lo hemos dejado un poco a libre interpretación, ni siquiera nosotros mismos tenemos claro lo que pasa con el personaje al final: muere, o simplemente se va sin dejar rastro, encuentra realmente como salvar a la humanidad y se pone en marcha para intentar lograrlo… No se sabe, que cada uno saque sus conclusiones escuchando el EP.”

Hemos preguntado al artista por sus influencias y nos ha respondido lo siguiente: “El EP creo que se empezó a componer allá por 2014 creo, o 2015. Por aquella época yo salía de escuchar Avenged Sevenfold 24/7 para entrar a escuchar Protest the Hero 24/7, por lo tanto, yo diría que las mayores influencias musicales fueron esos dos grupos. También escuchaba muchísimo Dream Theater, Trivium y Periphery (aunque de estos 3 grupos no hay tanta influencia en este trabajo, por no decir casi ninguna).”

Skyline-SeveranceEnfocándonos en lo meramente musical, nos encontramos con un trabajo que entra directamente a la yugular. Ruining The World ya nos va indicando qué direcciones va a ir cogiendo nuestro cuello a lo largo del disco. Líneas de batería muy dinámicas y pirubirus de guitarras se entremezclan perfectamente con la voz de Pablo Rodríguez, quien crea unas melodías preciosas y duras que danzan con la instrumental como si de ello se tratase: otro instrumento. La línea entre estrofas, estribillos y puentes no queda del todo definida por lo que requiere una escucha activa, algo muy propio del género progresivo. Lo bueno de esto es que estamos frente a una música tan entretenida y poco densa pese a sus características que, parece, te gustaría quedarte a vivir dentro de esos tappings infinitos.

Seguidamente y tras un breve interludio comienza Mental Disorder. Parece que aquí es más fácil identificar ciertos elementos de los mencionados anteriormente a nivel de estructura, pero seguimos con la locura de tappings y partes perfectamente definidas que, de no tener un oído acostumbrado al género progresivo, disfrutarás pero que quizá no llegues a entender tras unas cuantas escuchas. Es aquí donde la gran influencia por Protest the Hero empieza a coger una forma totalmente reconocible. Riffs y tap pickings totalmente épicos donde la voz vuelve a mezclar elementos melódicos y guturales de forma envidiable. Una de las partes más icónicas del disco es la parte final de esta canción que enlaza con Chaos. Mi favorita.

Con un comienzo que entremezcla canciones tan icónicas de la banda estadounidense (volvemos a hablar de Protest the Hero) como Bloodmeat o C’est La Vie. Es aquí donde el disco alcanza su punto álgido. Skyline Severance en su máxima expresión. Una estrofa más potente que un bocadillo de chorizo y vinagre da paso al estribillo más épico que te echarás a la cara esta semana. Tras un break del cual no tengo muy claro el sonido pero que suena como aplastar un huevo con vida dentro volvemos a otra parte que se me hace muy icónica y tarareable, desembocando por otro camino en un estribillo que, insisto, estaría (y estaré) escuchando hasta el final de mis días. Llegamos al final de la canción. Es hora de ponerse la mano en el pecho y coger un paquete de pañuelos. Una outro a piano y guitarra nos ofrece el primer momento de descanso real del plástico, el cual nos ofrece un remanso casi palpable tan, pero tan bonito, que sería hasta raro echar de menos los momentos de distorsión, a los cuales no tardaremos en volver tras un breve pero precioso interludio a piano.

Freedom es el final de esta intensa obra. Una persona parece abandonar su estancia y, sin tiempo casi para preguntarnos qué está pasando, comienza de nuevo la locura de riffs y melodías que se incrustarán en nuestra cabeza cual rémora a un tiburón. Me costaría elegir estribillo favorito entre la anterior mencionada Chaos y esta. Aquí las transiciones parecen más calmadas, pero no por ello menos intrincadas. Es también donde la voz desarrolla su trabajo más potente en cuanto a guturales. Nos encontramos antes del final un pequeño speech que va subiendo de forma épica junto con la instrumentación, desembocando en, por supuesto, uno de los mejores riffs de este Decadence. Una línea de voz infinitamente bonita con otro tapping de los de echarse a llorar da por finiquitado este EP con un futuro más que prometedor. Son estas bandas las que te confirman que el progresivo es un género de muy difícil estancamiento y bastan 20 minutos que se pasan como 5 para confirmarlo. Esperamos muchas más cosas de esta banda que entra pisando fuerte.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,455FansMe gusta
6,541SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte