spot_imgspot_imgspot_img
spot_imgspot_imgspot_img
spot_imgspot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Reseña: The Raging river – Cult of luna

The Raging river – Cult of luna

Tras más de dos décadas perfeccionando su sonido, los suecos Cult of Luna nos presentaban el pasado 5 de Febrero su último álbum: The Raging River. Si les llevas siguiendo desde hace tiempo, sabrás que es imposible no describir sus trabajos con palabras como “brillante”, “impactante”, “excelente”, etc. Y en efecto: llevábamos desde el lanzamiento del increíble A Dawn to Fear en 2019 tirándonos de los pelos pidiendo más y nos hemos encontrado con 40 minutos de trabajo que fortalecen el legado de estos postmetaleros como si fuese diamante.

La combinación entre la distorsión, pinceladas de diferentes estilos, una colaboración espectacular y largas canciones generan ese muro de sonido devastador al que la banda nos tiene acostumbrados.

En su single Three Bridges, con un comienzo minimalista, ambiental, y que corona con un final explosivo, ya se podía atisbar mucha melancolía, mucha intensidad, mucha introspección: Mucho Cult of Luna. El vocalista Johannes Persson se desgarra, te arrastra durante todo el tema hasta What I leave behind, la segunda canción del disco con reminiscencias sludge y un riff que te va a costar quitar de la cabeza.

Después nos encontramos con la colaboración del disco: Inside of a Dream, con Mark Lanegan, conocido sobretodo por ser el ex-líder de Screaming Trees. Cult of Luna han reconocido que Lanegan siempre ha sido una inspiración para ellos, y esto se nota al juntarse. Es la canción más breve del disco, y aun así, destaca en su espacio: casi tres minutos de oxígeno, de belleza, una aportación de emoción al conmovedor y brutal sonido de The Raging River.

“There is no еscape, no escape from hеre. I see you, remember me as the one who lives inside a dream.”

En contraste, I remember nos recibe con una potente línea de bajo y un estruendo de guitarras que nos sumergen de nuevo en el portentoso sonido que ya es característico de esta obra. Es magnética, orgánica, armónica. Los sonidos se equilibran de forma casi matemática, y esta ejecución es evidente en el último tema: Wave after Wave, en la que combinan lo ambiental con lo emocionante, casi cinematográfico.

Con The Raging River, Cult of Luna reafirman su posición. Es un trabajo impecable, excitante, te hace vibrar. Es un regalo para sus seguidores y una puerta abierta que invita a los curiosos.

Otras noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

12,460FansMe gusta
7,047SeguidoresSeguir
2,357SeguidoresSeguir
282SuscriptoresSuscribirte