Salas de Conciertos Virtuales: ¿el Futuro de la Música en Directo?

Salas de Conciertos Virtuales: ¿el Futuro de la Música en Directo?

Con motivo de la pandemia, hemos podido observar la aceleración de la tendencia a la “virtualización” en muchos procesos y experiencias (trabajo, gestiones administrativas y bancarias, etc).  Sin embargo, en sectores como la música en directo parecen existir mayores reticencias o reservas. Probablemente por dos razones fundamentales: el “nunca será lo mismo” y la rentabilidad o forma de monetizarlo.

Quizá el mayor problema sea el segundo (el público, salvo casos contados como Spotify, no tiene el hábito de pagar por consumir música o cultura online). Respecto al primero, ya ha quedado suficientemente patente aquello que defendía Darwin: no sobrevive el más fuerte (como muchas veces se interpreta equivocadamente), sino el que mejor se adapta a los cambios en el entorno. Hace poco más de un año tampoco creíamos que podíamos trabajar desde casa o firmar documentos oficiales por internet.

En cualquier caso, ya empiezan a proliferar algunas iniciativas al respecto, ofreciendo una diversidad de alternativas:

ENTORNO 1D

Quizás la mas clásica: salas de conciertos físicas que siguen programando actuaciones sin público en la propia sala, y que se retransmiten por streaming a traves de Facebook Live, Youtube etc. Este es el caso, por ejemplo, del mítico club de jazz londinense Ronnie Scott’s o Tolemias.  Permite cierta interacción con los músicos a través de los chats de las respectivas redes sociales, y donaciones a través de un enlace, por el momento externo. En este sentido, también están surgiendo alternativas más ágiles (respecto a plataformas consolidadas como Patreon), como Buy Me a Coffee o Ko-Fi, que permiten aportaciones ocasionales sin necesidad de suscripciones o registro por parte del usuario.

ENTORNO 2D

Proponen entornos digitales pero sin ser inmersivos ni 3D. Es el caso de plataformas como Musichood. En ellas puedes elegir un avatar que puedes mover por una sala o festival digital. Se puede reproducir el vídeo con la actuación del artista en directo (pagando la entrada, mediante sistema integrado bajo registro) y hacer que tu avatar baile o salte, pedir comida o bebida con Uber Eats o comprar merchandising en la tienda, o hasta ir al baño. Existe una funcionalidad de chat para interactuar con otros usuarios.

ENTORNO 3D

Por el momento este tipo de soluciones se están utilizando más para eventos/ferias o juegos, pero en algunas de ellas ya se organizan conciertos o fiestas como parte del programa. En este caso, podemos usar casco de realidad virtual y movernos por un entorno 3D, interactuando directamente con otros usuarios.

En el caso de Fortnite ya se programaron actuaciones de DJ’s como Marshmello, y en VR Chat se celebran open mics improvisados.

ENTORNO INMERSIVO

Por último, quizá la solución más fidedigna en términos puramente musicales, pero no tanto en cuanto a interacción. Se trata de retransmisiones en vídeo HD 360, como las que utilizaron festivales como Wacken el pasado verano, a través de Magenta Musik 360.

CONCLUSIÓN: ¿NUNCA SERÁ LO MISMO?

Obviamente, no se trata de la misma experiencia. Pero recordemos que, durante un tiempo indeterminado, sería bueno impulsar alternativas de este tipo (mejor eso que nada). Por otra parte, esto no significa que no puedan ser satisfactorias también. Simplemente tal vez se trate de cambiar de mentalidad, y sacarles el partido que puedan dar.

Aún existen limitaciones, principalmente el hecho de que los miembros de la banda deben encontrarse en el mismo espacio físicamente. También existen plataformas como Jammr, JamKazam o SofaSession, que por el momento no son muy usables debido a la latencia, pero que siguen trabajando para superar el problema.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,333FansMe gusta
6,306SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte