Reseña: Vola – Witness

Vola – Witness

Hoy hablamos de VOLA, la banda de progresivo danesa que nos ha dejado, sin duda, uno de los discos del año dentro del género. La banda afincada en Copenhage lanzaba Witness al mundo tras 4 adelantos, las primeras canciones del disco, que abrían boca y nos dejaban con unas ganas increíbles de que llegara el 21 de mayo para escucharlo en su totalidad. La banda (de la cual podéis leer la entrevista que le hicimos a su paso por España aquí) apuesta por una mezcla de djent, rock progresivo y alma pop que componen un sonido único y de fácil escucha para cualquiera, siendo canciones no demasiado complejas a nivel de estructura por lo general, pero sí aportando matices interesantes a la melodía, creando bellas composiciones y paisajes llenos de color que cambian a riffs pesados y que pueden ponerte las cervicales en rompan filas. Witness es la continuación de esto y vamos a pasar a hablar del disco a continuación.

Este disco se empezó a gestar durante la segunda mitad de 2019 y tenía la expectativa de ser más duro que su predecesor, Applause of a Distant Crowd, para ser grabado a principios de 2020. La banda anunciaría en agosto de ese mismo año que el disco estaba terminado y siendo mezclado. Las influencias de la banda reflejan muy bien la variedad musical que los define, pasando de artistas del progresivo míticos como Opeth o Porcupine Tree hasta grupos más poperos como lo son Massive Attack y Mew.

Hablando de lo puramente musical, el disco abre con Straight Lines, el cual fue también su primer adelanto. Toda una declaración de intenciones en cuanto a la dureza que nos vamos a encontrar durante todo el plástico. Las cuatro primeras canciones, conformadas por la mencionada Straight Lines, Head Mounted Sideways, 24 Light-Years y These Black Claws (que cuenta con la colaboración del rapero Shahmen) fueron los adelantos de Witness. Cada una cuenta, dentro de su estilo, con una energía distinta, otra de las características tan llamativas de esta banda. Es 24 Years-Light la que supone un pequeño respiro dentro de la bocanada de riffs que tenemos en los casi 45 minutos de disco, canción que cuenta con una de las mejores y más interesantes líneas de batería que he escuchado últimamente dentro del género. These Black Crows nos adentra en un rollo nu-metalero que combina los riffs pesados con tremenda producción y unas estrofas rapeadas casi a modo de habla por el rapero Shahmen.

La segunda mitad del plástico empieza con Freak, otra tranquilita y groovie que nos prepara para la tormeta de feelings que tiene su canción más reproducida desde que salió el disco y, posiblemente, mi favorita del álbum: Napalm. Se trata de un tema redondito, bestia donde encontramos, además, una de las líneas más complejas a nivel armónico y un puzle rítmico que te firmaría cualquier banda de progresivo actual, manteniéndose en corcheas y cambiando a tresillos de semicorchea en la segunda estrofa. Future Bird es otro de esos temas que entran a degüello. Destacar del tema el final, el cual se te pegará a la sesera cual chicle. Podemos fijarnos en estos tipos de temas en lo cuidada que está la producción (a cuenta de Asger Mygind, el master y mezcla los hizo Jacob Hansen en Hansen Studios) de las partes con distorsión, las cuales forman la mayoría del disco y que se entremezclan con las partes calmadas y electrónicas con una naturalidad y buen hacer envidiables. Esta canción se centra también en un cuidado complejo de las melodías de voz e instrumentación, las cuales son una auténtica delicia para los oídos del fan y no fan de la banda.

Vola

Stoner Leader Falling Down se presenta con una mini-intro electrónica que rompe en otro riff poderoso y armónicamente delicioso. Quizá una de las canciones más sencillas del álbum, pero no por ello peor. Ni mucho menos. La penúltima canción del disco oscila entre estrofa y estribillo hasta romper con el motivo principal de la canción, haciéndonos quebrar algún que otro músculo de pleno headbang.

Witness termina con Inside Your Fur, la cual se nos muestra como una de las más melódicas y me quiere recordar a aquellos buenos Dark Tranquillity en cuanto a la mezcla electrónica con riffs pesados y estribillos tremendamente pegadizos. Sin duda, un broche de oro a un disco que no desmerece a los anteriores y nos muestra cómo, con una idea bien definida y rumbo claros, una banda puede no salir de su estilo y seguir sorprendiendo a su audiencia, cada vez más cuantitativa y que valora a esta banda como una de las más en forma dentro del mundo del progresivo.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,455FansMe gusta
6,306SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte