The Toy Dolls en directo, ¡40 años pateando culos!

0
112

The Toy Dolls ofrecieron tres conciertos memorables durante su gira 40 aniversario y arrasaron Barcelona, Madrid y Bilbao con sendos Sold Out.

El Punk es más que una actitud, es un estilo de vida que surgió a mediados de los 70 como una forma de darle una patada en el culo a la opresión que sufrían algunos hijos de la Gran Bretaña que no estaban conformes con lo que dictaba el establishment.

Fruto de este estilo vida empezaron a surgir grupos musicales punk, iniciando lo que seria uno de los grandes movimientos musicales británicos junto el rock de los 60 y 70, los mod, o el R&B. Los cuatro iconos musicales punk que tienen el honor de ser precursores elevados al status de estrellas son Sex Pistols, The Clash, los neoyorkinos Ramones y, por supuesto, los más gamberros y divertidos, The Toy Dolls.

A nadie se le escapa que de esos 4 jinetes del punk sólo queda una formación en activo y tenemos la suerte de que promotores como HFMN CREW hayan apostado por traer la gira que celebra los 40 años de The Toy Dolls. Todo un evento que transciende a lo musical y que no podíamos perdernos de ninguna manera. Las web colgaban el cartel de SOLD OUT como no podía ser de otra forma.

Con la ilusión de un niño nos dirigimos a la madrileña Sala BUT donde una importante cola llegaba al final de la manzana. Los presentes (yo incluido) teníamos de media tantos años como los que llevan The Toy Dolls tocando por todo el mundo, aunque nos alegramos al ver que también había presencia de las nuevas generaciones que deben tomar el relevo, lo cual es maravilloso. Nada mas entrar vimos que habían puesto un foso para prensa, bendito foso, un 10 para la organización, gracias. y tomamos posiciones para esperar a los teloneros, los catalanes Crim.

Pronto nos dimos cuenta que Crim no eran los típicos teloneros. Un “set list” de 13 temas no es habitual para abrir un bolo así que pudimos disfrutar de un concierto completo a cargo de los tarraconenses. Se les vio cómodos en el escenario con un Adri bromeando con el público “si no entendéis muy bien la letra es porque cantamos en Catalán”… Como si la mayoría que cantan en inglés supiera todo el mundo lo que dicen las letras (pensaba yo para mis adentros mientra venían a mi cabeza grandes letras anglosajonas que se entienden perfectamente en castellano como el “Huevos con aceite” de Twisted Sister).

Crim aprovecharon el escaparate que supone ir de gira con The Toy Dolls para repasar los singles de su discografía prestando especial atención a los LP Pare Nostre Que Esteu a l’Infern y su primer disco homónimo Crim donde destacamos temas como Castells de Sorra, Potser no hi ha final o Sense Excuses.

Tras un pequeño descanso sonaba por megafonía la intro de The Toy Dolls. Olga y Goober salían a escena sonrientes y con una cara de ilusión que parecía que fuese su primer bolo… Mientras, Mr Duncan marcaba los tiempos en con su caja, 3 golpes, patada al aire y comenzaban con Fiery Jack, el primero de los 26 temas que descargaron en la Sala But.

Pronto comenzarían a sonar los temas de su nuevo album (Episode XIII) como Arthur Clark’s a Dark Horse o Benny the boxer. Buen sonido, buen espectáculo y en plena forma (pensaba yo en voz alta). Está claro que ser punk no está reñido con ser excelentes músicos y ensayar un show hasta el limite de tener unas definidas coreografías. Sí, los saltos también se ensayan.

Esto que parece algo lógico y normal, hay grupos que no terminan de entenderlo. No basta con dejarse una cresta y soltar un mensaje, además es necesario saber tocar, algo que los Sex Pistols seguramente aprendieron con el tiempo pero que el bueno de Olga lo tenía claro desde el principio. 

Y no sin razón… Olga es considerado por músicos y crítica como uno de los grandes guitarristas del rock. Es un tipo que ha estudiado y se ha influenciado por los grandes y siempre ha reconocido su admiración por el bueno de Wilko Johnson al que pudimos entrevistar hacer unos meses (entrevista que podéis leer aqui) como una de sus mayores influencias.

Como buena gira de 40 aniversario, los temas nuevos se iban mezclando con los grandes clásicos y, sin dar un respiro, sonaba Dougy Giro … Y el personal enloqueció. ¡Quiero recordar que fueron 7 u 8 los tipos que pasaron por encima de las cabezas de los presentes surfeando al público! Y, justo cuando pensabas que podrías tener 5 segundos de calma para ir a por una cerveza, se arrancaban con otro temazo… Normal… A minuto y medio por tema de media es lo que hay… Que si parpadeas te lo pierdes…

Y el caso es que miraba la mano derecha de Olga mientras sonaba I’ve Got Asthma y comentaba con los compañeros “menuda muñeca tiene el colega… Ya la quisiera hoy en día James Hetfield que cada vez toca menos a cuenta de que el pobre de Kirk Hammett toca el doble.

Sin darnos cuenta estábamos llegando al ecuador del set list cuando su single más famoso irrumpía en el repertorio. Nelly the Elephant fue como intentar apagar un fuego con Ginebra… Sólo consiguió más pogos, más surf. Era como la escena de los Gremlins en el cine todos de fiesta… Y para celebrarlo decidieron brindar con el publico…

¿Os he dicho ya que estos tipos tocan y tocan muy bien? Pues llegaba el momento de una versión con la que pocos se atreverían y hablamos, ni más ni menos, que la Toccata en Do menor de Bach, una pieza clásica done pudimos ver disfrutar como loco a Goober, corriendo por todas partes y saltando al ritmo de los tambores de Mr Duncan. Una versión hecha con un toque punk muy personal pero con todo el respeto y una ejecución impecable.

 

Nos acercábamos al final del concierto y, no por cansancio, allí hubiéramos seguido todos, público y músicos, durante horas. Entre medias vimos a Olga regalar copias de sus famosas gafas, sacar un troquelado de Richard Clayderman, sacar las guitarras giratorias 360 grados que hicieron famosas ZZTop e incluso atreverse con una Telecaster de triple mástil… ¿Por qué llevar dos mástiles pudiendo llevar tres? Es lo que parecía estar pensando el cachondo de Olga a juzgar por su sonrisa y su cara de “Lo estáis flipando ¿eh?”. Genio y figura.

Llegábamos a los bises con Did that groove baby a la que seguía la ya famosa versión del clásico When the Saints Go Marching In que enlazaba sin pausa con Glenda and the Test Tube Baby.

Idle Gossip ponía fin a la fiesta con unos enormes balones cayendo del techo. Hora y media de bolo sin respiro, lo que decíamos al principio de este articulo, 40 años pateando culos y hoy nos lo habían vuelto a patear. Divertidos, brillantes, llenos de energía, con una ejecución musical impecable (cualquiera que haya tocado un instrumento sabe lo difícil que es cantar y tocar con esa calidad mientras no dejas de correr, saltar y hacer el cabra como si tuvieras 15 años). Así vimos y disfrutamos a The Toy Dolls en una Sala But llena hasta la bandera (con muchos conocidos de la industria musical y vips entre el público) que, junto a HFMN Crew, consiguieron una producción impecable.

Por ultimo, nos queda felicitar al publico, que hicieron muestra de un gran civismo y educación, algo que muchas veces se echa en falta en otros conciertos que, a primera vista podrían parecer de “menos riesgo”… Todo un ejemplo la actitud del público, cantando, saltando, bailando y haciendo pogos pero siempre con una actitud ejemplar.

Ya os aviso que este bolo me da la impresión que va directo al top 10 de conciertos de 2020 que publicaremos a final de año… Para ser el primer bolo del año ha sido un 10 de 10.

¡Bravo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here