Crónica y fotos: Fito & Fitipaldis en Murcia

Allá por septiembre de 2021 asistimos a la rueda de prensa de presentación de Cada vez Cadáver, nuevo trabajo de Fito & Fitipaldis, y el mismo Fito Cabrales nos presentaba su nueva gira y nos comentaba que «Las entradas saldrían sin restricciones o no saldrían» y así ha sido. A mediados de marzo arrancaba la gira en A Coruña y, tras varios sold outs, este pasado viernes seis de mayo, se presentaba en un abarrotado recinto ferial de La Fica para presentar los temas de su nuevo disco.

Reseña: Fito y Fitipaldis – Cada Vez Cadáver

Los elegidos para acompañar a los Fitipaldis en esta gira son los magnífico Morgan, un grupo que no para de crecer y ganar adeptos allá por donde pisa, tal y como pudimos comprobar en sus últimas visitas a Murcia. En esta ocasión, por temas que no vienen al caso, no pude disfrutar de su directo, pero se de buena tinta que se llevaron un buen puñado de nuevos seguidores.

Crónica: Morgan presentan «The River and the Stone» en Murcia

Sobre las 22:30 llegaba el momento esperado por los cientos de personas que abarrotaban el recinto ferial. Un imponente escenario con dos grandes pantallas a izquierda y derecha nos adelantaban la magnífica producción de la que disfrutaríamos pocos minutos después. No tuvimos que esperar demasiado para que la enorme pantalla del fondo del escenario nos regalara una sucesión de cadáveres animados que daban la bienvenida al grupo sobre el escenario acompañado, de una enorme ovación por parte del público.

Como era de esperar, su nuevo trabajo fue el gran protagonista de la noche, comenzando con A Quemarropa. Buen tema para comenzar y tantear un poco la situación: cinco grandes músico sobre el escenario, una magnífica producción alejada de florituras innecesarias y un sonido de diez. La noche prometía.

Tras Lo que sobra de mí de su anterior disco Huyendo Conmigo de Mi (2014) Fito se dirige al público para agradecer la espera: muchas gracias por esperarnos estos años de pandemia; pero no solo a los Fitipaldis, a todos. Y es que la música en directo ha vuelto para quedarse, tal y como pudimos comprobar unas semanas antes en las dos jornadas del Marearock.

Viaje en el tiempo para disfrutar del combo Por la boca vive el pez y Me equivocaría otra vez, los dos temas que abrían aquel Por la Boca Vive el Pez de 2006 y que hicieron cantar al unísono a todo el público por primera vez (luego vendrían muchas más). A partir de aquí, el grupo comenzó a repasar su ya extensa discografía aunque centrado en los temas de su nuevo trabajo. Así, sonaron canciones como Cielo Hermético, Whisky Barato, Las palabras arden (con un magnífico solo de Fito), Todo a Cien, En el barro o A Morir Cantando.

Con casi medio concierto ya en la mochila, los Fitipaldis nos regalan uno de los mejores momentos de la noche. Una auténtica delicia para los amantes de la música y una muestra de respeto enorme a los compañeros de viaje. Morgan al completo se sube al escenario y cuando digo al completo, me refiero a todos los músicos y sus respectivos instrumentos (a excepción del piano de Nina). Dos baterías, tres guitarras, dos bajos, un teclado, un saxofón y dos voces repletas de personalidad como las de Nina y Fito nos regalan una alargada Quiero gritar. Todo un lujo.

Tras este intenso momento, volvemos a los clásicos (antiguos y nuevos) de los Fitipaldis: Si me ves así, Viene y va o La casa por el tejado cantada por todos. Fito vuelve a dirigir al público: Es increíble estar aquí y tocar para ustedes. Con el fin del concierto ya cerca (aunque no tanto) llegaba el momento de presentar al grupo, y menudo grupo: Alejandro Climent al bajo, la incorporación de «Coki» Jiménez a la batería, el eterno Javier Alzola al saxo y, tal y como lo presentó Fito: en las guitarras, en la producción, en el corazón, Carlos Raya.

Antes de que cuente diez de su álbum homónimo de 2009 arrancaba otra gran ovación del público y dejaba el escenario vacío y en penumbra tras la salida de los músicos. Frente al escenario, todo eran caras de felicidad del ecléctico público que acudió a disfrutar de la música: parejas de todas las edades, familias enteras, niños, grupos de amigos… Hace ya muchos años que la música de Fito llega prácticamente al 100% del público y eso se nota en sus conciertos.

No tuvimos que esperar demasiado para tener al grupo otra vez sobre el escenario, pero esta vez en formato reducido y acompañado de nuevo por la gran Nina. Para mí, otro de los grandes momentos de la noche: Carlos Raya, Fito y Nina interpretando una preciosa versión de Abrazado a la tristeza, tema incluido en aquel Poesía básica de 1999; el trabajo de Extrechinato y Tú, proyecto formado por Roberto Iniesta, Fito Cabrales, Iñaki Antón (Uoho) y Manolo Chinato.

Por supuesto, no podía faltar Soldadito Marinero, el hit de las radiofórmulas que volvió a hacer cantar a todo el público (y probablemente a media Murcia). Tras lo que, una vez más, el grupo abandonó el escenario.

En esta ocasión, sí que nos hicieron esperar un poquito más, pero la espera mereció la pena. Y es que para alguien que empezó a amar el rock con Platero y tú, era un regalo escuchar en directo un tema como Entre dos mares, como es normal, pasado por el filtro Fitipaldis, pero con su espíritu intacto. Y ahora, sí que sí, fin del concierto con Acabo de llegar de Por la boca vive el pez (2006). Fin de fiesta, agradecimiento y felicidad por parte del público que pudo volver a disfrutar de un gran concierto como los de antes.