Reseña de Never Let Me Go de Placebo

Never Let Me Go – Placebo

Desde 2013 que la banda de Brian Molko no se pronunciaba con trabajo nuevo, el último y lejano titulado Loud Like Love. Recuperan ese sonido clásico de la banda que bien podría haber sido la continuación de sus discos de inicios del 2000. La espera llega a su fin, tras nueve años tenemos nuevo disco de Placebo compuesto por trece nuevos temas.

Forever Chemicals es la que se ocupa de abrir el disco y que nos lleva directamente al single titulado Beautiful James donde el uso de los sintetizadores se hará notar a lo largo del disco. Se nota cierta madurez y devuelven la crudeza de sus primeros discos a pesar de que las guitarras estén menos pronunciadas y tengan menor protagonismo. The Prodigal es de esos temas que tienen interés en la que los violines acompañan y recuerdan al Battle For The Sun. La canción más «artificial» del disco pero que en absoluto desentona es Surrounded by Spies que parece cuestionarnos una vez más lo que estamos escuchando. 

Llegamos al cierre con el medio tiempo de Went Missing y Fix Yourself que es la que finiquita un álbum en general, con todos los elementos de la banda desde sus inicios hasta ahora. Sus seguidores estamos de enhorabuena ya que tras todos estos años estamos frente a un trabajo que son los dos mundos paralelos de la banda.

El proceso de grabación ha incluido varias cosas diferentes con respecto a cómo las habían hecho antes. Lo último que decidían era la portada, el título del disco, los títulos de las canciones… Brian Molko y Stefan Olsdal al final son quienes deciden el resultado de lo que es la banda y su sonido. Claro, son ellos los compositores y al final supongo que es una relación emocional e instintiva entre los miembros la que les lleva a componer.

Como en su anterior trabajo quisieron contar con ayuda para llevar la mezcla y el sonido de la voz e instrumentos. De ahí el uso de los teclados y que buscaron grabarlo con muchas capas, cosa que no habían hecho antes. Al final, incluso la pandemia les ha servido para darles de verdad tiempo a dar identidad al disco.

También, como mencionamos arriba, la tecnología tiene su parte importante y que no somos conscientes de lo que se avecina. Todo avanza rápido y parece que va a estallar, vayas donde vayas.

Muchas veces las cosas no funcionan como tienen que funcionar y en este disco además de usar una drum machine para las baterías tuvieron que tirar también de baterías acústicas. Lo dicho, el disco está lleno de capas por todas partes, pero de alguna manera se cambió al sonido de un arpa y al meterle distorsión caliente y saturada consiguieron ese sonido casi industrial que predomina a lo largo del álbum.

Ahora tan solo falta ver cómo llevan a la banda al directo y disfrutarlos nuevamente en directo. Tenemos la oportunidad de encajar Placebo en nuestras vidas, en lugar de encajar la vida alrededor de Placebo. Es una forma de reencontrarse con el pasado y ver si así todo funciona.