spot_imgspot_imgspot_img
spot_imgspot_imgspot_img
spot_imgspot_imgspot_img
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Reseña: Headon – Génesis

Headon – Génesis

La banda murciana Headon lanzaban este pasado 5 de marzo su tercer álbum Génesis, disco que, bajo mi punto de vista, les desmarca dentro del panorama nacional tanto por sonido como por composición y estructura de los temas. La vitalidad a la que nos tenían acostumbrados renace y se expande a través de este álbum cercano a los 50 minutos y que se desarrolla a través de 11 canciones como 11 cañonazos directos al esternón.

Tras el fichaje por On Fire Records, los murcianos vuelven a la carga con un disco que supera a sus predecesores en producción, que ha corrido a cargo de Higinio Ruiz de Three Monkeys Studio y Javi Perera y, en mi opinión, también los supera en cuanto a madurez y sonido característico de la banda. El artwork viene de la mano de Enrique Teruel, quien también diseñó su anterior álbum Cicatrices. La evolución de la banda es evidente en estos sectores. Con Cicatrices el grupo murciano acababa con una larga sequía de material, que han prolongado con este disco que, sin duda, hará las delicias de cualquier amante del heavy metal en español. Un disco cargado de vitalidad y riffs capaces de provocarte inflamación cervical, con una instrumentación inteligente y muy bien escogida en todos los aspectos, desde voz y letra hasta el último de los fills de batería.

Headon Genesis

Estoy Aquí abre el disco con una bocanada de metal que, de pillarte desprevenido, te desencajará la columna vertebral. Una sucesión bastante convencional en cuanto a melodía y estructura, pero no por ello menos provocativa. Abrir el álbum de la mejor manera posible es sinónimo de esta canción, tanto por título como por letra. Pudimos escuchar Sombras, segundo corte del disco, en forma de single hace unos meses. Ya podíamos intuir la dirección del plástico tras su escucha, pero en contexto no hace sino mejorar. Un inicio a degüello, breakdowns, guturales, breaks orquestales… un auténtico derroche de imaginación acompañado de un estribillo que se te pegará al cerebro cual chicle. En Revolución la banda murciana contó con las colaboraciones de Rubén Kelsen (Debler) y Ángel Ortiz (Daeria). Quizá uno de los temas más simples en cuanto a estética del género, pero sin duda con uno de los estribillos más potentes y motivadores de la historia de la banda.

Es en Hasta el Final donde el disco parece dar un pequeño bajón de intensidad, nada más lejos de la realidad. Aunque no haya predominancia de la dureza característica de los primeros temas, la letra es realmente inspiradora a la hora de mostrarnos que siempre hay que seguir adelante, hasta el final. Destacar el bonito juego de hi-hat y caja de Carly Pajarón en las estrofas, así como la parte coral acompañada de unos redobles bien adecuados a lo que pide la canción. Fuego cuenta con la colaboración de Carmen Xina (Oker, Adamantia). Con un comienzo incierto al que se une el potente bajo de Sergio Ros, no tardan en volver los cañones. Pirubirus y una estrofa técnicamente brillante componen la quinta canción del plástico. Si bien nos encontramos frente a una de las canciones más diferentes de la banda, esta no desentona en absoluto y es total característica de algo que comentaba al principio, y es que esta banda tiene afianzado su sonido y no tiene miedo de evolucionar. ¡Y les sale bastante bien!

Llegamos a mi canción favorita del disco: Inmortal. Ya con el comienzo podemos intuir que esta es de esas canciones que te van a dar en los dientes. Profunda y pesada, la canción se desarrolla como un tanque soviético entrando a impartir justicia divina. Juegos de toms pesados y ride dan un juego increíble y paso a uno de los estribillos más duros (armónicamente hablando) y emblemáticos del disco. El final es, simplemente, una maravilla. Quizá el momento más duro de la discografía de la banda. Algo que merece la pena y vivir y escuchar una y otra vez.

Una introducción de piano bien bonita da paso a Abre Tus Alas. La canción balada que nunca puede faltar en un disco de estas características nos brinda una bocanada de aire fresco que, como amante de la música dura, también agradezco. La canción rompe de forma magistral dando paso a unas guitarras que, entre solos y armonizaciones, sumados a unos coros y posterior estribillo, nos inspiran a tumbarnos en la cama con los ojos cerrados y, simplemente, dejarnos llevar por el remanso de paz momentáneo que nos ofrece la banda murciana.

Headon

Sigo en Pie nos sitúa en la última parte del disco. Me parece la canción más brillante a nivel de armonía vocal, que se mantiene constantemente en un nivel altísimo, pero aquí nos adentra, de nuevo, en territorio desconocido o poco practicado hasta ahora por Headon. La guitarra de Jota se hace con el dominio de la canción desde el principio y nos sorprende con un solo impresionante tanto a nivel técnico como de composición. Sentencia nos vuelve a romper el cuello desde el principio y es muestra cristalina de que a esta banda se le da muy bien crear riffs. La estrofa se funde y entremezcla con una especie de breakdown que acompaña la voz de Andy de forma genial, una vez más. Destacar el amor que siento por la parte de ride, el cual desemboca en un segmento instrumental que roza los géneros más técnicos del metal. Esta canción me recuerda muchísimo a Stravaganzza y eso es síntoma inequívoco de que estás haciendo las cosas bien.

Con Tu Canción volvemos a bailar lento a ritmo de medio tempo. Volvemos a ver lucirse a Andy Martínez perfectamente acompañado por la banda. Unas guitarras que se sincopan crean una de las melodías más bonitas y características del disco. Vuelve a destacar una línea de batería que, acompañada por el bajo, puede descolocarnos debido a las influencias progresivas de quienes las componen, pero que no desentonan y son muestra de la calidad, imaginación y ganas de explorar que nos ha instruido la banda a lo largo de este Génesis. Vuelven a tomar protagonismo las guitarras para enlazar con una parte coreada icónica. Otra de esas canciones que, fácilmente, perdurará en la memoria de fans y no tan fans. Asphyxia completa el disco. La electrónica que se exhibía mediante breves destellos a lo largo del álbum cobra protagonismo y, junto con el resto de instrumentos, componen un tema que vuelve a ser de los más duros y con otro de esos estribillos en los que nos preguntamos si realmente la voz de Andy es de este mundo. Guturales y partes pesadísimas componen un broche de oro al que, casi con toda seguridad, será uno de los discos del año en el ámbito nacional.

Otras noticias

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

11,839FansMe gusta
6,839SeguidoresSeguir
2,283SeguidoresSeguir
264SuscriptoresSuscribirte