Los conciertos de nuestra vida (XII): Rock & Ríos (1982)

A buen entendedor, pocas palabras bastan. Y si son para describir lo que ha significado para el rock y la música en general de este país una persona como Miguel Ríos, muchas menos. Porque la historia se demuestra con hechos, y de estos tiene nuestro héroe de la historia de hoy unos cuantos. Nacido comercialmente como Mike Ríos en el ámbito musical, tiene el privilegio de ser, junto al Dúo Dinámico, de los primeros que se atrevieron a hacer rock and roll en España.

Tras unos primeros años en que grabó con Polygram, Philips y Sonoplay, y en los que saltaba de colaboración en colaboración (Los Relámpagos, Los Sonor …..) al ritmo de twist y rock, es cuando firma con Hispavox en 1968 el momento en el que su carrera empieza a ascender al estrellato, sobre todo tras la publicación de El himno a la alegría, adaptación parcial de la Sinfonía nº9 de Beethoven. Su aportación como cantautor toma especial relevancia llegando a grabar su primer LP Mira hacia ti en 1969.

Los años 70 y comienzos de los 80 para nuestro queridísimo Miguel son de continuo trabajo con la publicación de 8 trabajos de estudio, uno en directo (Miguel Ríos en directo: Conciertos de Rock y amor), la organización de la gira/festival La Noche Roja y la estancia durante casi un mes en la cárcel de Carabanchel por fumar marihuana. Miguel Ríos no descansa y piensa que es el momento de escribir una bella página en la historia.

Los días 5 y 6 de marzo de 1982 se celebra en el Pabellón de la Ciudad Deportiva del Real Madrid el Rock & Ríos, un show que se grabó en un doble álbum sin gira previa y que alcanzó más de 450.000 copias vendidas, convirtiéndolo en un hito de la música española y emblema de la Transición política y social que sufría nuestro país en aquellos años. Fue producido por el propio Miguel junto a Carlos Narea y Tato Gómez. «Un espectáculo de la era del vídeo. La magia del rayo láser. Pantallas gigantes. 200.000 Wats. de luz, 15.000 Wats. de sonido… ¡Participa en la grabación de este concierto!» rezaba en los carteles que anunciaban el evento. El día 7 de marzo se emitió en diferido en Televisión Española el concierto íntegro del último día, algo nada habitual para los tiempos que corrían.

La grabación del disco corrió peligro ya que el estudio móvil alquilado en Inglaterra se quedó en la frontera de Irún al faltarle documentación para cruzarla. Una persona del equipo fue el que viajó hasta la localidad guipuzcoana para traérselo, no dando tiempo a su completa instalación para el primer día y no pudiendo grabar todo el concierto. De ahí que para el segundo día se jugaba todo a una carta. Pero fue todo un éxito. Sólo hubo que regrabar los coros, ya que subieron de tono durante la actuación debido al multitudinaria asistencia de fans (algunos inclusos subidos a las canastas de baloncesto) y que hacía un extraño efecto doppler, y cuando Miguel Ríos cantaba en el Himno a la alegría que se trastabillaba con la palabra “totalitarismo”.

En 2015 se editó Rock & Ríos. Lo hicieron porque no sabían que era imposible, un libro escrito por Josemi Valle en el que se cuenta la historia previa y la grabación de uno de los mejores eventos musicales de la historia de este país. El título del mismo se debe a la referencia que hizo el propio Miguel Ríos ante el hecho de jugarse toda la grabación del disco al segundo día.

La banda de esas dos noches estuvo formada por, aparte del propio Miguel Ríos, por Mariano Díaz y Thijs van Leer a los teclados, Tato Gómez al bajo, Sergio Castillo y Mario Argandoña en la batería y percusión, y Paco Palacios, Antonio García de Diego, John Parsons y Salvador Domínguez a las guitarras.

El set list de esas mágicas noches fue el siguiente:

  • Bienvenidos
  • El sueño espacial
  • Año 2000
  • Generación límite
  • Un caballo llamado muerte
  • Buscando la luz
  • Blues del autobús
  • El río
  • Santa Lucía
  • Banzai
  • Reina de la noche
  • Los viejos rockeros nunca mueren
  • Rocanrol Bumerang
  • Al-Ándalus
  • Homenaje a Miguel (instrumental)
  • Himno a la alegría
  • La basca vacila (instrumental)
  • Maneras de vivir
  • Mis amigos dónde estarán
  • El laberinto
  • Salida #3 (instrumental)
  • Lúa, Lúa, Lúa

A buen entendedor, pocas palabras bastan. Es el disco más vendido de la historia del rock en España.