Entrevista el Drogas

Entrevista a El Drogas

Hace unos días tuve el placer de hablar con uno de los grandes referentes del rock del estado: Enrique Villareal «El Drogas», sobre su más reciente actualidad. Desde la publicación de su disco-libro El Largo Sueño de una Polilla, hasta temas políticos, pasando por sus diferentes proyectos musicales o algunos de los grupos actuales que más le gustan.

Hola Enrique. Muchas gracias por tu tiempo. Ya hace semanas que salió a la venta tu nuevo disco El Largo Sueño de una Polilla. ¿Qué tal está siendo la acogida por parte del público?

Muy buena. Las críticas del trabajo están siendo cariñosas; además, la cantidad de pedidos que está habiendo nos llevará a hacer seguramente otra edición tanto de vinilos como de libros. Tampoco son cantidades grandes, no me suele gustar pillarme los dedos haciendo cantidades grandes, en un primer momento con cubrir lo que hemos gastado está bastante bien, y ya a partir de ahí…

Has publicado este nuevo trabajo en disco-libro y vinilo. ¿Por qué decides sacarlo en estos dos formatos?

Lo que no quería era separar el trabajo discográfico, es decir sacar un cd, con lo cual daría la impresión de ser un trabajo al uso. Ha sido primero el libro y después el disco y luego sí que me apetecía sacar en formato vinilo una tirada muy concreta para gente que le gusta este formato: la carpeta es más grande, las letras se ven bien… La razón era eso, intentar que no pareciese un lanzamiento al uso.

en el confinamiento comienzo a hacer esta historia porque si no, hubiese vuelto loca a mi familia y tampoco era plan

¿Cómo ha sido la composición de este trabajo? ¿El libro lo has escrito antes que las canciones?  

Ha sido parejo, las dos cosas a la vez. El asunto es que empiezo a escribir y cuando los escritos no me daban más… cuando la cabeza estaba un poco apelotonada, pues cogía la guitarra y el piano y con tres acordes arrancarme con una melodía, en fin… Ha sido un proceso bastante lógico para mí, suelo tener temporadas de anacoreta en las que me da por esta forma de trabajar. Esta vez, el tema de hacerse anacoreta ha sido obligado por el tema de la pandemia, entonces en el confinamiento comienzo a hacer esta historia porque si no, hubiese vuelto loca a mi familia y tampoco era plan. Este es el resultado del trabajo de un año, comienza con el confinamiento y termina casi un año después, con todos los escritos y todas las canciones compuestas en ese periodo.

Por lo que cuentas, este trabajo no estaba planeado antes de la pandemia.

No, yo acababa de sacar un quíntuple disco, tenía mínimo para dos años de presentaciones; también un par de formatos diferentes para llevar a cabo. Uno sí que lo hicimos, que fue la presentación de los tres primeros cd’s, pero el otro se nos quedó ahí. Se nos quedaron también un montón de festivales, nos venía un año muy potente y bueno… la pandemia digamos que corta por lo sano esas expectativas que teníamos. Entonces es la vida la que me cambia el camino y yo empiezo a andar por él, sin más, no le he dado muchas más vueltas.

De hecho, si no recuerdo mal, cuando publicaste Sólo quiero brujas en esta noche sin compañía, comentaste que tenías pensado hacer una gira teatralizada con los temas más circenses del disco. ¿Aquel proyecto sigue en pie?

Sí, tenía en mente un proyecto con una ambientación musical más industrial en el que entrasen canciones de La Venganza de la Abuela. Lo tenía en la cabeza bastante desarrollado, pero al pasar esto, ¡lo dejo y empiezo a trabajarme canciones, escritos… otra historia y ahí estoy porque ahora también me ha servido de excusa para montar una banda acústica con lo cual, pues bueno… no se lo que haré, lo que me gusta es ir disfrutando lo que voy haciendo.

Pero, ¿aquel proyecto sigue en pie o es algo que has dejado de lado?

Ahora mismo lo tengo dejado de lado, estoy tan metido en otra historia que no quiero empezar a mezclar. Me resulta muy trabajoso levantar cada proyecto musical y no me apetece hacer las cosas a medias. Durante todo el verano estuve trabajando para poner en pie este proyecto acústico que sirve un poco de presentación del libro y el disco para hacer en teatros y casas de cultura donde la gente puede estar sentada y viendo un espectáculo diferente y luego ya veremos. En la teoría el proyecto industrial lo tengo bastante pillado, otra cosa es cuando se podrá hacer y si tendré ganas de llevarlo a la práctica.

lo que sí quería es que fuesen versiones, no desenchufar y ya está. No me importa que no se parezcan casi en nada a la canción original.

Tal y como comentas, ahora mismo estás en un proyecto acústico en el que te has rodeado de seis músico, dos de ellos parte de tu grupo. ¿Cómo has elegido a los demás?

En un principio, este proyecto iba a ser algo muy concreto. Presentarlo en librerías, lugares más bien reducidos, con un formato muy reducido; llevar yo la acústica, recitar algunos escritos y tocar algunas canciones con voz y acústica. Luego pensé que estaría bien que me acompañase Txus con acústica también; después ya Selva Barón porque bueno, ya venía del formato de la rhythm and blues haciendo coros, con ella he trabajado algunas de las canciones del vinilo y, a parte de cantar con un bienhacer impresionante toca el piano y pensé que igual con este trío podría ir presentando el proyecto. Al final pensé que el libro y el vinilo era la excusa para montar una historia más amplia y con un juego de instrumentación acústica en las canciones que permitan a la gente que lo vea en directo descubrir matices nuevos o diferentes a los que posiblemente estén acostumbrados a escucharme.

Entonces di el toque a Patricia Greham que ya había estado también haciendo voces en la rhythm and blues, Germán San Martín que también tocaba las teclas en la rhythm and blues, Flako que siempre ha sido para mí un gran apoyo vocal y Nahia Ojeta que me apetecía para percusión, no llevar batería sino percusión. Y esta ha sido la banda que me ha salido; hicimos un repertorio de unas cincuenta canciones, elegí las 22 que ahora hacemos en directo y cuando nos pusimos a trabajarlas, lo que sí quería es que fuesen versiones, no desenchufar y ya está. No me importa que no se parezcan casi en nada a la canción original.

¿Qué tal están funcionando los conciertos que habéis dado hasta ahora, cómo lo está viviendo el público?

La verdad es que también muy bien, ya se que suena esto un poco…(risas) Pero también muy bien porque ya te digo que está pensado para teatros y casas de cultura que es hasta ahora lo que hemos hecho. Hemos tocado tres días en el Teatro Gayarre, aquí en Iruña, hicimos el Derrame Rock, pero con este formato y fue impresionante tanto el recibimiento como la despedida que tuvimos. Arrancamos en Oñati, un pueblo de Guipúzcoa donde hicimos dos pases; un silencio impresionante mientras se tocaban las canciones y al terminar era ovaciones bastante potentes. Yo esperaba que tuviese buena acogida, pero no tan buena.

Tenéis ya varias fechas confirmadas, ¿tenéis pensado ampliar la gira o se va a quedar como está?.

Irá saliendo alguna fecha más porque algunas están en el aire a falta de confirmar, aunque tampoco creo que vayan a ser muchas más porque no paramos el formato eléctrico, el típico con Brigi, Txus, el Flako y yo, son actuaciones muy esporádicas pero no me apetece dejarlo de lado, continuaran para que el músculo siga en forma.

El acústico yo creo que durará hasta el mes de abril aproximadamente y luego ya otro planteamiento.

Háblanos un poco de tu nuevo libro ¿Los 189 ESCRITOS CON UNA MANO ENFERMA están inspirados en estos difíciles momentos que hemos vivido en esta pandemia?

Bueno, hay de todo. Realmente están escritos en el tiempo de pandemia, no todos hacen referencia a eso, aunque en la gran mayoría de escritos sí que se cuelan por esa rendija. A pesar de que muchos de ellos puedan parecer muy abstractos, siempre tienen ese punto concreto del tiempo en que se escriben y son escritos en tan corto espacio de tiempo que sí que tienen ese punto oscuro que ha tenido y que sigue teniendo esta época.

Al fin y al cabo, el momento en que lo escribiste te tiene que influir. De hecho, nos influyó a todos mucho.

Sí, hay algunos que son muy directos y se entienden a la primera, pero incluso los que no se entienden tienen mucha carga de lo sucedido, sí.

Has publicado ya varios libros, ¿Qué te aporta la literatura que no encuentres en la música?

Bueno, para mí los escritos lo que tienen es ese punto de inmediatez que no me ofrece la escritura de letras para canciones, porque no le doy vueltas a lo que sale, lo escupo y ahí se queda. A veces, al revisar ese escrito inmediato sí me gusta darle una estética, pero el fondo procuro no manosearlo, la musicalidad la tiene el propio escrito y ahí lo dejo.

Una letra para canción tiene que entrar en una melodía o es la propia letra la que me inspira una melodía que vaya acompañada por unos acordes… En fin, tiene que tener una relación más concreta con la propia vestimenta musical. Esa es una diferencia muy importante para mí.

Para ti es otra forma de expresarte, ¿es algo que necesitas?

Si, sí, para mí es algo vital. El soltar de esa manera las historias sin importarme un carajo si quiere decir o no algo. Sin embargo, en las letras ya me como más la cabeza. Es otra forma de trabajar.

hace poco compuse una canción para una asociación de apoyo al Sahara, son proyectos que me llaman la atención y me ponen las pilas para seguir componiendo

Entonces, prácticamente podemos confirmar que tras este libro, seguirás publicando más.

No lo sé, después de cada trabajo, procuro disfrutarlo. Si tengo material para volver a sacar algo, seguro que sí, es como sacar discos; me encanta componer canciones. De hecho, hace poco compuse una canción para una asociación de apoyo al Sahara, son proyectos que me llaman la atención y me ponen las pilas para seguir componiendo. Es que para mí es un placer más que una obligación.

Dos proyectos en los que he trabajado últimamente han sido muy bonitos para mí. Uno ha sido la versión de Boni para el disco homenaje que imagino saldrá de manera inminente porque no la trabajé como grupo, sino que es con músicos en concreto para ir ambientando esa canción como yo quería. La participación de diversos músicos y la sinfónica de Bilbao, ha sido un proyecto que necesitaba un trabajo de producción importante.

Y luego, esta canción de apoyo a esta asociación del Sahara la hago con el Brigi como productor, yo compuse la canción y él mete las guitarras e hizo la producción. Es otra forma de trabajar, en vez de con grupo, me tiro a otro tipo de piscina y me encanta también este tipo de trabajos que es más de estudio.

Estoy muy contento con eso, ha sido un año bastante prolífico, tanto en la producción de canciones y escritos como en diferentes formas de trabajar.

Por lo que me comentas, ya está grabada la canción del disco homenaje a Boni. ¿La salida del disco es ya inminente?

Sí, la canción la entregué hace meses. La fecha de salida del disco no la se, hay un montón de grupos. A mí se me propuso, dejé todo lo que estaba haciendo y estuve dos meses trabajando a saco con esa historia, la terminé, entregué la canción y seguí con lo mío; así que no se cuando verá la luz. Se que hay una gran cantidad de grupos y seguro que ha quedado muy interesante.

No veo tampoco una reacción por parte de la izquierda a problemáticas muy concretas como los desahucios

Cambiando un poco de tema, tus letras siempre han estado muy influenciadas por temas sociales y políticos. ¿Cómo ves la situación política de España hoy en día?

Pues no se, hablando en términos general, muy alborotada, también muy escorada a la derecha. No veo tampoco una reacción por parte de la izquierda a problemáticas muy concretas como los desahucios, que seguramente enseguida vuelvan a ser un problema, realmente son martillazos mortales o de herida de gravedad para muchas familias; estamos viendo lo que está sucediendo con los temas laborales, las colas del hambre cada vez son más largas, el precio de la luz, en fin, todo esto que estamos padeciendo no da buenas perspectivas de cara a un futuro próximo a no ser que hubiese una vuelta absolutamente a todo lo opuesto. Y mientras vamos viendo como aparecen los papeles de aquí, los papeles de allá, el rey de aquí, el rey de allá… es lo que hay.

Parece mentira que tengamos un gobierno de izquierdas.

En ese aspecto, así de claro. Se que alguna cosa intentan hacer pero realmente yo no confío tanto en cambios tan lentos. La derecha nunca pregunta si hay que salvar a la banca o no, si hay que tirar edificios relacionados con la memoria histórica o no, no sé. No sé por qué preguntamos nosotros tanto.

Últimamente ha habido mucha polémica por las declaraciones de Sherpa y de su participación en el Congreso de Vox. ¿Qué piensas de este tema?

Sherpa tiene que decir lo que él piense, no digo todos bailarle las gracias pero lo mismo digo de mí. Yo, además, por quitar hierro a las cosas, suelo decir, Sherpa es la Vox de la experiencia (risas). Yo en si en un bolo me encuentro con él pues lo saludaré, le diré joder chico, con los inmigrantes, quizás estaría bien que los escucharas un poco, no lo sé. A veces posiblemente nos hace falta más sentido del humor a todos, empezando por mí, eh.

Tampoco tengo mucho que decir, me gustaría que pensara de otra manera en temas que para mí son muy importante como la inmigración y todo el rollo este de Menas utilizado de manera peyorativa, la historia del feminismo; yo tengo mujeres a mi alrededor, prefiero aprender a mi manera que a la suya; no tengo mucho más que decir en este aspecto.

Luego también como se puede traducir lo que él dice, lo de bombardear los cayucos, exactamente no dice que se bombardeen cuando están en el mar, entre otras cosas añadiría que no hace falta, la gran mayoría terminan hundidos y, además, las toneladas de agua encima de un cuerpo puede suponer exactamente lo mismo que las toneladas de escombro que bombas de fabricación europea hacen en los bombardeos de Siria, Libia, Yemen… Posiblemente lo que haya es mucha ignorancia humanística en su pensamiento, en estos casos y esto me gustaría que fuese de otra manera. Él no creo que sea mala persona, no lo sé.

No me importa tanto la gente que diga esto o lo otro, sino seguir yo descubriendo cosas que me hacen sentir bien.

Cambiamos de tema. En Rock Culture nos gusta apoyar a las nuevas generaciones. ¿Qué piensas de esos que dicen que ya no se hace buena música?

Pues no lo sé. Muchas veces en esas aseveraciones lo que demostramos es nuestra ignorancia y lo de generalizar es muy peligroso, sobre todo para quien generaliza. Es muy complicado que sentirnos cada uno el ombligo del mundo, fíjate si hay ombligos en el mundo, no? risas.  Yo de un poco que sean las propias circunstancias las que me van poniendo grupos en el camino, los escucho, unos me gustan otros no; unos estilos musicales me gustan más que otros… Me dejo llevar como bien he ido haciendo desde los años ochenta, donde en Euskadi teníamos la suerte de tocar grupos de diferentes palos, además, esos mismos grupos te pasaban una cinta, al igual que tú lo hacías con ellos. Así descubro grupos como The Clash, The Cure o The Jesus and Mary Chain… No me importa tanto la gente que diga esto o lo otro, sino seguir yo descubriendo cosas que me hacen sentir bien.

me apetece poner en valor que hay mujeres en el movimiento musical actual y es muy interesante tenerlo en cuenta.

¿Podrías recomendarnos algún grupo joven y poco conocido al que deberíamos prestar atención?

Bueno, haber hay a saco… A mí, por ejemplo, me alucina mucho el movimiento ruidoso que está sucediendo en Galicia, y te voy a dar un par de nombres: Bala, que es una pareja de mujeres que no veas; Agoraphobia, que son tres mujeres y un hombre; lo digo porque también me apetece poner en valor que hay mujeres en el movimiento musical actual y es muy interesante tenerlo en cuenta. Aquí en Euskal Herria yo vengo hablando ya un tiempo de Belako, el día que los vi en directo me resultaron como un puñetazo en la boca del estómago. Además son dos muchachos y dos muchachas, volvemos otra vez a la presencia de un par de mujeres, lo que también me parece importante de poner en valor. Y un dúo que son chico y chica que son Niña Coyote eta Chico Tornado, que me parecen acojonantes. El guitarrista toca unos riffs de la ostia de ácidos… buf, me encanta. No sé, así por decirte algo.

También te podría nombrar a Los Zigarros que es una banda más de rock and roll de lo que ha sido más mi postura musical, que también me encantan por la electricidad que desprenden. Habría seguramente muchos más grupos que ahora no me vienen a la cabeza.

Pues por mi parte ya está todo. Muchas gracias por tu tiempo y espero que la gira siga funcionando tan bien como hasta ahora y que podamos disfrutarte pronto sobre el escenario.

¡¡Descarao!!! Eso es lo que quiero. Todo es una excusa para terminar pisando escenario que es lo que siempre me ha gustado.

Muchas gracias por tu tiempo Enrique. 

A ti, ha sido un placer.