Road To Resurrection Fest 2019: Meltdown

Lo damos todo: hemos salido de conciertos con cejas abiertas, dedos rotos, guitarras destrozadas, subidos encima del público… Habrá que ver qué hacemos en Viveiro para superar todo esto, algo se nos ocurrirá.

Quedan menos de dos meses para que podamos disfrutar del que, para nosotros, es uno de los mejores festivales de rock y metal a nivel europeo por varios motivos: el Resurrection Fest. Por su ambiente y por los estilos que en él tienen cabida, pero por encima de todo, por la oportunidad que le dan a las bandas nacionales para participar y tener mayor visibilidad ante una potencial gran audiencia. Desde Rock Culture hemos querido acercaros un poquito más a estas bandas y a esa experiencia que para ellos sin duda supone formar parte de algo más que un festival. Con ellas arrancamos este camino final hacia esas fechas señaladas en el calendario y lo hacemos en forma de entrevista. Os invitamos a acompañarlos en este Road To Resurrection Fest 2019.

Hoy os traemos a esta joven banda procedente del País Vasco llamada Meltdown. Contando ya con cierto rodaje a sus espaldas tras girar por España y Europa en varias ocasiones, es ahora su turno de actuar en el Resurrection Fest presentando allí su último trabajo From This Day To The Grave (pincha aquí para disfrutarlo).

¿Cómo fue el momento en que recibís la confirmación de vuestra participación en el festival?. ¿Habéis trabajado anteriormente con los organizadores?

Creo que fue hacia otoño del año pasado, lunes o martes si no me equivoco. Nuestro manager estaba en Suiza de vacaciones y nos mandó un video por el grupo de WhatsApp que compartimos diciendo que tenía una mala noticia; que le era muy complicado decírnoslo pero que no lo podía guardar más, y que teníamos que ponernos a trabajar duro porque tocábamos en el Resu. Viendo las fechas que eran y cómo es Rove ya veíamos que habría un giro en el video, nunca nos dice las malas noticias de esta forma, pero escuchar que por fín estaríamos en Viveiro fue increíble. Un sueño cumplido.

En estos tiempos, la competición de los festivales cada vez es más intensa. ¿Qué creéis que tiene este festival que no tengan los demás?

Esto es algo que hemos comentado más de una vez entre nosotros y sí, los festivales de la talla del Resurrection Fest han llegado a un punto en el que todos tienen un cartel increíble lo mires por donde lo mires, y prácticamente todos están a un nivel parecido en cuanto a calidad. Al final, lo que hace que este festival sea especial y destaque es la experiencia: la localización, el pueblo, la playa, la acampada, el ambiente… Son cosas que ningún otro festival tiene y esto mismo hace que el Resu destaque y consiga mantener e incluso aumentar su público año tras año. Los organizadores saben esto y lo han sabido utilizar a su favor, y ojalá siga así por mucho años más.

¿Habéis acudido anteriormente al Resurrection Fest como público?

Todos hemos venido varias veces como público excepto nuestro guitarrista Julen, que será su primer año en Viveiro. El año pasado estuvimos tocando en otros festivales y de gira por Europa, por lo que no pudimos ir, pero hemos ido durante muchos años, incluso tocamos en acústico en la edición de 2017 en la carpa de American Socks. Es mágico pensar que vamos a subirnos a los escenarios del festival que nos ha visto crecer no solo como banda, sino como personas.

¿Qué ambiente os mola más, el Main stage o escenarios temáticos? ¿Alguno de ellos en especial?

Tenemos la suerte de que nos gusta todo tipo de música, tanto dentro como fuera del metal, por lo que siempre vamos de un escenario a otro todos los días. Tenemos grandes recuerdos en todos los escenarios. Por ejemplo, el concierto de Gallows en el Main Stage en 2014 fue épico; de hecho, en un video oficial que subió el festival salimos Sasu (Cantante) y Amunda (Guitarrista) haciendo crowdsurfing, con caída en picado de Sasu incluida. Minuto 3:10, atentxs:

¿Qué otras bandas españolas os gustan del cartel?

Esta es una pregunta complicada, porque durante todos estos años hemos conocido a muchísima gente en todo el estado y seguro que alguno se nos escapa. Pero es un placer ver a bandas amigas como Childrain, Bones of Minerva, Brothers Till We Die, Close to the Sky, Just, Main Line 10, Wormed… la lista es inmensa. También es un placer ver tantas bandas vascas en esta edición, este año la representación es muy fuerte.

¿Y algún gran nombre o banda con la que vais a flipar?

Aquí nos pasa lo mismo, vemos muchísimos nombres que darán mucho que hablar. A nivel más personal, el concierto de Berri Txarrak será muy especial; empezamos la banda fijándonos en ellos y tocando versiones de sus temas, y este año al ser su despedida como banda seguro que será muy emotivo. A nivel internacional también hay nombres imperdibles: Slipknot, Parkway Drive, While She Sleeps, Converge, Crystal Lake… imposible mencionar a todos.

¿Cómo veis la variedad de estilos dentro del festival? ¿Creéis que falta algo, es ideal o es demasiado variado?

Para nosotros es el mejor cartel de la historia del festival; de hecho, cuando vimos los primeros nombres dijimos que aunque no tocaramos iríamos como público si o si. Creemos que hay variedad y grupos de todo tipo, por lo que no tenemos nada que destacar. Sería interesante ver DJs pinchando otros estilos de música al terminar los conciertos para seguir con la fiesta, nos apuntaríamos seguro.

¿Qué bandas nacionales e internacionales pediríais para el próximo año?

Hay muchas bandas internacionales de tamaño mediano que nos flipan actualmente y que nos encantaría ver en el Resurrection Fest: nuestros compañeros de gira Awake the Dreamer, con los que estaremos de gira por el estado en junio; Loathe; Holding Absence; Landmvrks; Lotus Eater; Resolve… creemos que todas estas bandas lo harían genial. También hemos comentado alguna que otra vez que ver a grupos como Deftones o Limp Bizkit en Viveiro sería increíble. A nivel estatal, es complicado elegir porque vemos muchísima calidad por todos lados. Nuestros amigos de Cannibal Grandpa tienen que volver ya al festival, y nuestros hermanos en Fears Away, We Exist Even Dead y Corrosive también se están abriendo un camino que tiene que pasar por el Resu. Aún y todo, hay muchísimas más bandas que se lo merecen y lo lograrán tarde o temprano.

¿Alguna vez soñasteis con ver vuestra banda en un cartel así?

Soñamos con tocar en el festival sin importarnos el cartel, pero coincidir con gran parte de nuestras referencias y tantos amigos en la mejor edición a nuestro parecer es irreal. Faltan menos de dos meses y creo que todavía no somos del todo conscientes de lo que viene. Estamos totalmente agradecidos.

¿Qué es lo que más os emociona de actuar en el festival?

Nos emociona poder volver a encontrarnos con tantos amigos; llevamos años tocando por todo el estado y por Europa, y saber que volveremos a coincidir con personas que no tenemos la suerte de ver en el día a día es una bendición. También esperamos poder conocer a otros artistas del festival y compartir momentos juntos y, como no, tocar delante de tanta gente en el festival que nos ha visto crecer. Vamos a reventar el escenario. Palabra.

¿Podéis visualizar lo que supondrá vuestra participación a nivel de reacción del público y repercusión en vuestro futuro?

Nunca se sabe lo que puede suceder a partir de un festival así; sin duda nos abrirá a mucha gente y supondrá un hito en nuestra carrera, y todo esto es positivo para el futuro. Sin embargo el mundo no para después de esto y tocará seguir trabajando como hasta ahora o más duro, pero haremos todo lo posible para aprovechar nuestra actuación en el Resurrection Fest.

¿De qué concierto guardáis un recuerdo especial y os sirve de ejemplo/inspiración para lo que esperáis vivir en el Resu?

Esto lo hemos mencionado muchas veces, pero Meltdown empezó cuando fuimos a ver a Cohen y Yaw en la presentación del EP “Cancer Days” de los primeros. Ver que se podían hacer cosas así de increíbles tocando un estilo que sentimos tan cerca sin ser de Reino Unido o Estados Unidos, sino del pueblo de al lado, nos sirvió de inspiración para empezar la banda, sin duda fue lo que empezó todo. Cohen tocó en el Resurrection Fest hace unos años, por lo que poder estar nosotros también aquí y seguir sus pasos es una sensación única.

¿Tras el festival cuales son vuestros planes a corto y medio plazo?

Estamos trabajando muy duro para llevar a la banda hasta el próximo nivel y poder seguir sumando y creciendo. Estamos creando nueva música y muchas cosas más. Lo desvelaremos al tiempo. En agosto estaremos tocando en el High 5ive Festival de Estocolmo con grupos como Adept, Imminence, Humanity’s Last Breath…

¿Como amantes de la música, preferís la practicidad de la música en formato digital o el ritual del vinilo?

Somos hijos de Youtube y Spotify, prácticamente no hemos consumido música en formato físico y mucho menos en vinilo. Nos sentimos muy cómodos creando nuestras playlists y pasándonos música online de todo tipo, nos parece mucho más cómodo y nos da la oportunidad de consumir mucha más música y más variada. Sin duda, formato digital.

¿Alguna ciudad o región española dónde os gustaría tocar? ¿Y en el extranjero? ¿Quizás algún otro festival que sea especial para vosotros?

Hemos tocado por todo el estado, pero se nos resiste Andalucía. Hay que tener en cuenta que vivimos al lado de Donostia-San Sebastián, tenemos la frontera con Francia a 20 minutos en coche y es más fácil para nosotros tocar en París que en Murcia, por ejemplo. No hemos ido casi a la parte sur de la península, pero si todo va bien estaremos pronto por ahí. En cuanto al extranjero, sería un sueño para nosotros girar por Estados Unidos, Australia, Japón, Reino Unido… Hemos tocado en muchos países de Europa continental, pero tocar en esos sitios es algo que nos hace mucha ilusión. Lo haremos algún día. Y festivales especiales tenemos muchísimos: Hellfest, Slam Dunk en Reino Unido, Unify en Australia, el extinto Warped Tour en Estados Unidos… la lista es interminable.

¿Vuestra participación en el festival ha influido de alguna manera vuestra dinámica de ensayo?

Ahora mismo no, porque tenemos muchísimo trabajo entre manos y el festival está a un par de meses de distancia aún. Seguimos tocando conciertos, por lo que estamos en forma, pero por ahora no nos ha influido en especial.

En la mayoría de bandas siempre hay al menos un miembro muy perfeccionista y al menos otro más pasota o más relajado. ¿Cómo es en vuestro caso?

Intentamos que toda la banda reme en la misma dirección y que todos trabajemos en la medida que nos es posible, por lo que no diría que tenemos a ningún miembro especialmente pasota. Todos somos perfeccionistas en nuestros campos, por lo que tampoco tenemos muchos problemas con esto. Creo que es muy importante que las bandas se sienten para hablar bien qué es lo que quieren hacer, y una vez visto esto, trabajen todos juntos en la misma medida. Es la mejor forma de sacar todo adelante.

¿Sexo, drogas y R&R, o filosofía Straight Edge?

Pues no somos especialmente fiesteros ni tampoco Straight Edge, algo medio podríamos decir. No somos abstemios, pero tampoco bebemos en cada concierto ni nada por el estilo.

¿Como público de conciertos os gusta estar en el moshpit o preferís disfrutarlos de manera más contemplativa?

Esto ha cambiado mucho para nosotros con la edad. Tampoco es que seamos muy mayores (20-25 años), pero no solemos estar mucho en los pits últimamente. Al final tener una banda cambia mucho la perspectiva que tienes sobre los conciertos y en nuestro caso preferimos observar cómo plantean los otros grupos sus directos; siempre se aprende algo nuevo. Pero si Berri Txarrak va a dar su último concierto en Viveiro, no se puede estar parado en una esquina.

Esta va para los cantantes. ¿Qué pensáis de participar en programas como Operación Triunfo o La Voz para dar un impulso a vuestra carrera en el rock o metal?

Creo que cualquiera está en su derecho para presentarse a un programa de este tipo, bien para dar un impulso a su carrera musical, por la experiencia, por aprender… Y aunque es verdad que mucha de la gente que se presenta a estos programas pasa a dar un salto considerable en la fama de la noche a la mañana, no comparto el método. Creo que una cosa es ser un buen cantante, que sepa afinar y tener una buena presencia en directo (que está muy bien) y otra cosa es ser un “artista”, una figura que aparte de cantar tiene una historia detrás que te engancha, normalmente ligada a lo duro que fue llegar a conseguir la fama y lo mucho que tuvo que luchar para llegar hasta ahí. No creo que Operación Triunfo o La Voz sean fábricas de “artistas”, más bien todo lo contrario. Sus participantes pasan de 0 a 100 en un par de meses para después caer en el olvido rápidamente. En mi opinión no valoran lo difícil que resulta llegar hasta ahí y rápidamente se desinflan. Aunque siempre está la excepción que confirma la regla y de vez en cuando salen de estos programas fueras de serie a los que puedo considerar “artistas”. Considero que en este mundillo lo bonito es el viaje, el saber comer mierda, el ser consciente de que poco a poco vas mejorando, conociendo amigos y viajando despacito y con buena letra. El comodín de OT y La Voz se lo dejamos a otros.

Si pudierais elegir entre USA y Europa para residir y hacer carrera musical ¿por cuál os decidiríais y por qué razones?

La verdad es que estamos bien donde estamos ahora mismo. Vivimos muy cerca de Francia, tenemos un buen círculo de amigos que nos apoyan, buenas estructuras en nuestro entorno que nos permiten tirar hacia adelante con la banda… Quizás residir en Reino Unido podría ser bueno viendo la fuerza que tiene la escena y la industria en el país, pero no tenemos planes reales de mudarnos a otro sitio. Desde aquí podemos seguir sumando.

¿Qué os gusta más de los festivales de verano y de girar por salas respectivamente?

De los festivales de veranos nos gusta la oportunidad de abarcar público nuevo, compartir escenario con grupos de talla mundial y poder reencontrarnos con muchos amigos y bandas. Girar por salas también es divertido; el ambiente suele ser más íntimo y la gente va muchas veces a verte a ti, mientras que en un festival pueden no prestarte tanta atención. Los dos tienen sus cosas buenas, definitivamente.

¿Con qué banda sería un sueño compartir gira?

Hay un millón de bandas con los que nos encantaría compartir gira. Todas las bandas mencionadas anteriormente y otras referencias como Architects, Bring Me the Horizon, Polaris, Northlane, Code Orange… No hacemos ascos a casi nada.

¿Después de tocar: fiesta o dormir?

Depende. Si estamos de gira encadenando entre 9 y 15 conciertos seguidos sin parar, preferimos dormir; una fiesta en mitad de la gira puede ser un peso para el resto de los días. Sin embargo, si no tenemos nada que hacer el próximo día y estamos agusto y en un buen ambiente, siempre está bien dar una vuelta. Nuestros amigos en Boneflower y Outlines (R.I.P.) seguramente tendrían una respuesta más clara (risas).

Por último ¿Qué le diríais a alguien que no ha disfrutado de vuestro directo para que se anime a ver vuestra actuación?

Siempre nos dicen que nuestro punto fuerte es el directo, por lo que si la banda te gusta creo que disfrutarás viéndonos. Lo damos todo: hemos salido de conciertos con cejas abiertas, dedos rotos, guitarras destrozadas, subidos encima del público… Habrá que ver qué hacemos en Viveiro para superar todo esto, algo se nos ocurrirá.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.