Reseña: The Ocean – Phanerozoic II: Mesozoic / Cenozoic

The Ocean regresan con uno de sus mejores trabajos

The Ocean, la mítica banda alemana formada en el año 2000, regresan este año con uno de sus mejores trabajos hasta la fecha: Phanerozoic II: Mesozoic / Cenozoic.

Desde Pelagial (2015) cada vez que esta gente saca disco hay que hacer un pequeño parón y comentar la jugada. Personalmente opino que estamos frente a una de las bandas más poderosas de la actualidad tanto en directo como en estudio. Su metal que combina el sludge, el post o el progresivo con elementos electrónicos los hace característicos en su sonido y fácilmente reconocibles por ello. Hoy hablaremos de la segunda parte de Phanerozoic. Como apunte decir que la primera parte es una maravilla y que estáis tardando en enchufarla en vuestro reproductor en caso de que no lo hayáis hecho.

Escuché comentar a un compañero de Rock Culture que esta banda es ideal para adentrarse en el progresivo. Me parece un comentario muy acertado. Siempre han seguido la tónica de desarrollar muchas de sus canciones muy poco a poco, volver a deconstruirlas y reventarlas al final. Quizá ni eso. Pero es bastante fácil encontrar canciones que ronden o superen los 10 minutos de duración a lo largo de su discografía. La producción de su sonido es otra de las señas características de la banda. Como he comentado antes, tanto en estudio como en directo son una apisonadora de sonido que pueden llevarse por delante espectros tanto mentales como físicos. Otro de esas bandas que recomendar a la gente intensa o que necesita acurrucarse bajo el calor de los cascos mientras nuestra sociedad se viene abajo.

Para quien no sepa nada de la banda tan solo comentar que la temática de sus letras está enfocada a las diferentes etapas geológicas de la tierra, lo cual da un aporte más que interesante a la banda debido a su temática, además de encontrarnos con unos nombres tan largos como complicados y difíciles de recordar. Este disco y su predecesor se centran en la etapa en la cual los dinosaurios habitaban el planeta.

En el primer corte Triassic nos mete de lleno en el trabajo de los berlineses con una estructura y armonías que recuerdan a Tool hasta rabiar. Cerca de los 3 minutos la canción revienta con la voz de Loïc Rossetti para volver a esa calmar relativa que enlaza con un tema, qué digo un tema, con EL tema. Jurassic-Cretaceous se nos mostró en forma de single antes de la salida del disco. Nos encontramos frente a 13 minutos de señora canción con más cambios que una jornada de liga y con un final black metalero que si me decís que os esperabais sabré a la primera que me estáis mintiendo. Encontramos en la voz de Loïc, que se encuentra en este tema con la de Jonas Renkse (Katatonia), nuevos registros y en los beats de Paul Seidel mucha más rapidez y furia. Este tema es, ciertamente, de 12 sobre 10.

Pasamos el primer tramo del disco, para mí muy cercano a la perfección, para adentrarnos en Palaeocene. Esta canción representa el tramo posterior a la extinción de los dinosaurios. Encontramos un tema violento con un registro de voz que no solemos ver en esta banda, aunque bastante característica del post. La canción sigue la línea de sus predecesoras pero, personalmente, considero un pelín inferior a éstas. Quizá estoy pidiendo inconscientemente un pequeño respiro tras 20 minutos sin parar, pero tampoco aborrezco ni paso la canción porque es lo suficientemente buena como para seguir queriendo que me derritan el cerebro a base de gritos y producción surgida del mismísimo averno. Destacar el paroncito con redoble que precede a otra sesión de gritos y querer tirarse de un tercero. Es así como enlazamos con la siguiente canción y etapa geológica: Eocene. Destacar que durante esta etapa se formaron cordilleras como la de Los Alpes (los cuales disfruto desde casa) o el Himalaya. Volvemos a las reminiscencias a Tool, a los The Ocean más experimentales (algo característico suyo y que adoramos) y arriesgados. He de decir que no les sienta mal tratar así la relativa calma que nos brindan en cada disco y, aunque mis canciones favoritas de esta banda destaquen por hacerte puré el oído interno, estas briznas de progresivo al más puro estilo de los clásicos siempre son bien recibidas.

TANTO EN ESTUDIO COMO EN DIRECTO SON UNA APISONADORA DE SONIDO QUE PUEDE LLEVARSE POR DELANTE ESPECTROS TANTO MENTALES COMO FÍSICOS

Oligocene es la canción instrumental del disco. Siempre agradezco una de estas, mínimo, en un disco bien estructurado. Si bien lo contrario no me disgusta, es en este tipo de canciones cuando noto que me puedo relajar, que mi escucha, aun siendo activa, puede dejar escapar detalles que con el paso de las escuchas encajarán como piezas de un puzzle. Sin ánimo de sonar a reproche, hubiese agradecido más minutos de esta canción. Es muy atrapante y le da el oxígeno necesario al disco. Sigamos, pues, con él. Miocene – Pliocene nos vuelve a sumergir en la locura característica de los alemanes. Una breve intro (pero bien intensa) nos introducirá en unas melodías más bien típicas de la banda se funden con un ritmo de batería simple y pesado mientras que la voz, que me quiere recordar a la de Joe Duplantier (Gojira), dan paso a una parte de relativa calma en la que podremos apreciar el estribillo más melódico del plástico.

ES AQUÍ DONDE PODEMOS VER TAMBIÉN LA INCREÍBLE CALIDAD DE THE OCEAN PARA CREAR PARTES Y CANCIONES ENTERAS EN LAS QUE SU LADO POST SALGA A RELUCIR; VOCES Y MELODÍAS LIMPIAS, PARTES CARGADAS DE REPETICIONES… PERO SIN MANDAR A DORMIR A LAS OVEJAS.

Pleistocene es otro golpe sobre la mesa. Fue durante esta etapa donde tuvimos grandes glaciaciones y cambios de temperatura global. Qué mejor que crear una canción (diría que la más compleja del disco junto con Jurassic-Cretaceous) con el final más death metalero que vayáis a escuchar hoy y, posiblemente, esta semana. Más allá de eso, he de confesar que esta canción me engancha por sus estrofas tranquilas más que por otra cosa. Se le da muy bien construir a esta gente. Son los Florentino Pérez del post metal. Casi 7 desquiciados pero increíbles minutos después llegamos a la última canción del disco: Holocene. Ya solo escuchando el principio podemos imaginar el calibre de la bomba que estamos por escuchar. Si bien no creo que vaya a salirle competidor como cierre de disco a Permian: The Great Dying (la canción que cierra su anterior disco), he de decir que me parece más que suficiente. Es aquí donde podemos ver también la increíble calidad de The Ocean para crear partes y canciones enteras en las que su lado post salga a relucir; voces y melodías limpias, partes cargadas de repeticiones… pero sin mandar a dormir a las ovejas.

Una vez más lo vuelven a lograr. Si bien este trabajo me parece menos constante que sus 2 predecesores, he de decir que se me hace más fácil de escuchar y mucho más introductorio para quien no los conozca o no esté muy metido en los géneros que tocan. Es The Ocean una de esas bandas por las que cuentas los días para que salgan sus canciones nuevas y rara vez te van a defraudar.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9,656FansMe gusta
6,106SeguidoresSeguir
1,914SeguidoresSeguir
131suscriptoresSuscribirte